Espacio para
profesionales

Artritis reumatoide

Lupus

El lupus es una enfermedad inflamatoria crónica sistémica que se manifiesta de forma distinta según el paciente. Esta enfermedad autoinmune podría ser resultado de factores genéticos y medioambientales. Algunos estudios han abordado la posible influencia de la microbiota.

Variedad de manifestaciones

El lupus es una enfermedad rara con una frecuencia estimada de 10 a 150 casos por cada 100.000 habitantes1. Se trata de una enfermedad autoinmune sistémica que cursa con brotes y cuyas manifestaciones son muy variadas: fatiga, dolor articular, erupciones cutáneas, afección renal, trastornos vasculares, cardíacos, neurológicos, pérdida del cabello, etc. El lupus eritematoso sistémico representa el 70 % de los casos. Nueve de cada diez pacientes entre los 15 y los 45 años son mujeres2. La ausencia de síntomas específicos complica el diagnóstico, que debe basarse en un interrogatorio minucioso y en un análisis de sangre que incluya, entre otros, la búsqueda de anticuerpos antinucleares o la determinación del contenido de proteínas de complemento2.

Causas por precisar

La enfermedad podría ser resultado de factores genéticos y medioambientales1. Ya se han identificado varios factores de predisposición: estrógenos, algunos medicamentos, rayos UV, estrés e incluso el virus de Epstein-Barr. Algunos estudios analizaron el posible papel de la microbiota y se descubrió una disbiosis intestinal en sujetos con lupus en fase de remisión3, 4. Por lo general, los autores observaron una diversidad microbiana comparable a la de los sujetos sanos, pero un cociente Firmicutes/Bacteroidetes significativamente más bajo en los enfermos, junto con una disminución de determinadas familias de Firmicutes3.

Tratamientos

La atención se basa en la combinación de varios tratamientos seleccionados en función del tipo y la gravedad de los síntomas (antiinflamatorios no esteroideos, antipalúdicos, corticoides, inmunosupresores)5. Un estilo de vida saludable también ayuda a controlar mejor la enfermedad (alimentación equilibrada y mantenimiento de una actividad física en la medida de lo posible)2, 5. Si se confirma el papel de la microbiota, su modulación podría convertirse en una pista terapéutica interesante3, 4.

 

Bibliografia :
1- Le lupus systémiques, Orphanet https://www.orpha.net/data/patho/Pub/fr/LupusErythemateuxSystemique-FRfrPub124.pdf
2- Arthritis Foundation
http://www.arthritis.org/about-arthritis/types/lupus/what-is-lupus.php
http://www.arthritis.org/about-arthritis/types/lupus/diagnosing.php

http://www.arthritis.org/about-arthritis/types/lupus/treatment.php

3- Hevia A, Milani C, López P, et al. Intestinal dysbiosis asso-ciated with systemic lupus erythematosus. MBio 2014 ; 5 : e01548-14.

4- Zhang, H., Liao, X., Sparks, J. B., & Luo, X. M. (2014). Dynamics of Gut Microbiota in Autoimmune Lupus. Applied and Environmental Microbiology, 80, 7551–7560. http://doi.org/10.1128/AEM.02676-14
5- Lupus systémique, Société Nationale Française de Médecine Interne (SNFMI) http://www.snfmi.org/content/lupus-systemique

Artritis reumatoide

La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune que afecta a las articulaciones y que podría ser multifactorial, implicando factores genéticos, medioambientales y, muy probablemente, la microbiota intestinal y bucal.

Una afección incapacitante

La artritis reumatoide (AR) es una enfermedad autoinmune que afecta a aproximadamente el 0,3 % de la población mundial1, 2, sobre todo a mujeres perimenopáusicas. Se caracteriza por una inflamación crónica de la membrana sinovial de las articulaciones y evoluciona por brotes. Además del dolor, provoca una deformación progresiva de las articulaciones que conduce a su destrucción3. 

Disbiosis intestinal

La enfermedad podría tener varias causas: predisposición genética, choque emocional y, por último, factores medioambientales3. Las microbiotas intestinal4, 5 y oral4, 6 también podrían tener una función que desempeñar en el desarrollo y la severidad de la enfermedad. Los estudios preclínicos han puesto de manifiesto alteraciones de la flora intestinal. Sus resultados indican que las anomalías también se observan en enfermedades inflamatorias del intestino: restricción de la diversidad microbiana, reducción de la frecuencia de Firmicutes conocidos por sus propiedades inmunoreguladoras, que se corrigen parcialmente gracias al tratamiento de la AR7. Además, se ha observado en los pacientes con AR un aumento de Prevotella copri en las heces, relacionado con el genotipo HLA.

Posible papel de la microbiota oral

Se sospecha desde hace tiempo de una relación entre la AR y la microbiota oral debido a la frecuencia de periodontitis severas en los pacientes6, 8, 9, 10; algunos trabajos recientes parecen confirmar esta relación. Se ha encontrado ADN de patobiontes gingivales como Porphyromonas gingivalis, por ejemplo, en el líquido sinovial de sujetos con AR6, 10.

Nuevos enfoques terapéuticos

El tratamiento de la enfermedad se basa en la utilización de analgésicos, antiinflamatorios, inmunodepresores y bioterapias. Sin embargo, los vínculos que parecen existir con las microbiotas abren nuevas perspectivas para el desarrollo de biomarcadores, o incluso de nuevos enfoques terapéuticos que podrían incluir probióticos.

 

Bibliografia :
1. GuilleminF et al. Prevalenceofrheumatoidarthritis in France: 2001. Ann Rheum Dis 2005;64:1427–30.
2. American College of rheumathology. http://www.rheumatology.org/Learning-Center/Statistics/Prevalence-Statistics
3. Dossier Inserm sur la polyarthrite rhumatoïde, février 2011 http://www.inserm.fr/thematiques/physiopathologie-metabolisme-nutrition/dossiers-d-information/polyarthrite-rhumatoide
4. Zhang X, Zhang D, Jia H, et al. The oral and gut microbiomes are perturbed in rheumatoid arthritis and partly normalized after treatment. Nat Med 2015 ; 21 : 895-905. http://www.nature.com/nm/journal/v21/n8/abs/nm.3914.html
5. Schaeverbeke T, Truchetet ME, Richez C. Gut metagenome and spondyloarthritis. Joint Bone Spine 2013 ; 80 : 349-52. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23806346
6. Scher JU, Bretz WA, Abramson SB. Periodontal disease and subgingival microbiota as contributors for rheumatoid arthritis pathogenesis : modifiable risk factors? Curr Opin Rheumatol 2014 ; 26 : 424-9. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4128331/
7. Breban M. Joint Bone Spine. 2016 Dec;83(6):645-649. doi: 10.1016/j.jbspin.2016.04.005. Epub 2016 May 26. Gut microbiota and inflammatory joint diseases. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27238190
8. Scher JU, Abramson SB. Periodontal disease, Porphyromonas gingivalis, and rheumatoid arthritis: what triggers autoimmunity and clinical disease? Arthritis Res Ther 2013 ; 15 : 122. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24229458
9. Scher JU, Ubeda C, Equinda M, et al. Periodontal disease and the oral microbiota in new-onset rheumatoid arthritis. Arthritis Rheum 2012 ; 64 : 3083-94. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22576262
10. Wolff B, Berger T, Frese C, et al. Oral status in patients with early rheumatoid arthritis: a prospective, case-control study. Rheumatology 2014 ; 53 : 526-31. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24273047
11. Yeoh N, Burton JP, Suppiah P, Reid G, Stebbings S. The role of the microbiome in rheumatic diseases. Curr Rheumatol Rep 2013 ; 15 : 314. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23378145
12. Wang P, Tao JH, Pan HF. Probiotic bacteria: a viable adjuvant therapy for relieving symptoms of rheumatoid arthritis. Inflammopharmacology. 2016 Oct;24(5):189-196. Epub 2016 Aug 31. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27581587

Las patologías

  • Alérgico

    Voir
  • Cardiovascular patologias

    Voir
  • Cutáneo

    Voir
  • Gyneco

    Voir
  • Pulmonar patologias

    Voir
  • Psiquiatría y neurodegenerativa

    Voir
  • Urinario

    Voir
Boletín

Para recibir el Newsletter, por favor introduzca el email que utilizó para registrarse

Resumen del BMI

Biocodex Microbiota Institute, referencia internacional sobre la microbiota

Voir

Elija el idioma en el que desea recibir el boletín