Espacio para
profesionales
Acceso al
público general

Cutáneo

Psoriasis

El origen inflamatorio de la psoriasis sigue siendo un misterio. Algunos estudios han mostrado alteraciones de la microbiota en los pacientes.

La psoriasis afecta a aproximadamente un 2 % de la población de todas las edades a lo largo de la vida. La enfermedad se caracteriza por una inflamación crónica de la piel. Se desarrolla en personas con predisposición genética a los factores de riesgo, ya sean físicos o psicológicos. Esta inflamación provoca que la proliferación de las células de la epidermis se acelere. Los queratinocitos se renuevan en tres días en lugar de veintiocho con anomalías celulares. En el 20 % de los casos, también se observan lesiones articulares dolorosas1.

Modificación de la microbiota intestinal

Si bien se desconoce la causa de la inflamación, los investigadores han detectado diferencias entre la microbiota intestinal de los sujetos sanos, la de las personas que padecen únicamente psoriasis y la de los pacientes con psoriasis y artritis. Esta observación sugiere que la microbiota desempeña una función en las lesiones cutáneas y el desarrollo de la artritis2

Disbiosis diferentes en caso de artritis

En los casos de psoriasis, la microbiota intestinal está menos diversificada y tiene un menor contenido de Coprococcus2. En las formas con artritis, también se observa una escasez de Ruminococcus y Akkermansia muciniphila, como en el caso de las personas que sufren enfermedades inflamatorias crónicas del intestino2. Se están llevando a cabo algunas investigaciones para saber si las anomalías de la microbiota intestinal son anteriores a la aparición de la artritis, lo que podría ayudar a identificar a los sujetos con riesgo y sugeriría una relación causal2.

Tratamientos locales y generales

Según su severidad, para tratar la psoriasis se utilizan tratamientos tópicos (dermocorticoides y análogos de la vitamina D3), fototerapia o tratamientos generales (retinoides, metotrexato, ciclosporina y bioterapias). Actualmente, se están llevando a cabo investigaciones para evaluar el efecto de los probióticos en la inflamación cutánea local y la disbiosis.

 

Bibliografia :
1. Société Française de dermatologie. http://dermato-info.fr/article/Le_psoriasis
2. Scher JU et al. Decreased bacterial diversity characterizes the altered gut microbiota in patients with psoriatic arthritis, resembling dysbiosis in inflammatory bowel disease. Arthritis Rheumatol 2015 ; 67 : 128-39.

Eccema atópico

Una posible interacción compleja entre el sistema inmunitario cutáneo y la microbiota tendría un papel importante en la aparición del eccema atópico. La prevención mediante la modulación de esta interacción con probióticos es prometedora.

El eccema atópico, denominado comúnmente dermatitis atópica, puede afectar a hasta un 25 % de los niños y un 7 % de los adultos en los países industrializados. Esta afección de tipo alérgico se manifiesta con sequedad y lesiones cutáneas que evolucionan por brotes: enrojecimiento, picazón, vesículas y costras1

Factores genéticos y medioambientales

Está relacionada con una predisposición genética que provoca anomalías en la estructura de la piel así como una hipersensibilidad del sistema inmunitario. Entre el 50 % y el 70 % de los pacientes que sufren dermatitis atópica tienen un familiar de primer grado que también la sufre. Se sospecha asimismo que algunos factores medioambientales son capaces de modificar el equilibrio del sistema inmunitario1

La microbiota intestinal asociada a la atopía

Parece que las microbiotas intestinal y cutánea contribuyen a esta afección aunque los mecanismos no se han establecido claramente. Existen varios estudios que ponen de manifiesto una asociación entre la microbiota intestinal y la alergia2 y muestran, por ejemplo, algunas modificaciones de la microbiota antes de la aparición de un síndrome atópico3. También se observan disbiosis a nivel de la microbiota cutánea4. Probablemente existen vínculos entre la microbiota intestinal y la microbiota cutánea a través del paso de bacterias de un tejido al otro o incluso a través de sus interrelaciones con otros órganos como el sistema inmunitario y el cerebro5,6,7,8

Las promesas de los probióticos

El tratamiento convencional para los brotes de dermatitis atópica se basa en el uso de dermocorticoides o de inmunomoduladores locales para los casos más graves. También se ha demostrado la eficacia de la fototerapia. 
Las investigaciones actuales se centran en la prevención mediante la corrección de las disbiosis. El período neonatal es especialmente propicio para la inducción de una inmunomodulación eficaz para reducir el riesgo del eccema atópico. Un metanálisis demuestra que la administración de probióticos como Lactobacillus rhamnosus GG en mujeres embarazadas es un tratamiento prometedor para la prevención de la dermatitis atópica en el niño9. Además, varios estudios han demostrado la utilidad de Lactobacillus salivarius para el tratamiento de la dermatitis atópica del adulto y del niño10,11.
 

Bibliografia :
1.     Société française de dermatologie, http://dermato-info.fr/article/La_dermatite_atopique
2.    Candela M, Rampelli S, Turroni S, et al. Unbalance of intestinal microbiota in atopic children. BMC Microbiol 2012 ; 12 : 95. 
3.    Penders J, Thijs C, van den Brandt PA, et al. Gut microbiota composition and development of atopic manifestations in infancy: the KOALA Birth Cohort Study. Gut 2007 ; 56 : 661-7. 
4.    Dereure. Microbiome cutané et dermatite atopique : un second génome ? Réalités pédiatriques février 2015 ; 191 : 43-45
5.    Findley K, Grice EA. The skin microbiome: a focus on patho- gens and their association with skin disease. PLoS Pathog 2014 ; 10 : e1004436. 
6.    Collins SM, Bercik P. Gut microbiota: Intestinal bacteria influence brain activity in healthy humans. Nat Rev Gastroen- terol Hepatol 2013 ; 10 : 326-7.

7.    Bowe WP, Patel NB, Logan AC. Acne vulgaris, probiotics and the gut-brain-skin axis: from anecdote to translational medicine. Beneficial Microbes 2014 ; 5 : 185-199. 
8.    Arck P, Handjiski B, Hagen E, et al. Is there a “gut-brain-skin axis”? Exp Dermatol 2010 ; 19 : 401-5.

9.    Pelucchi C, Chatenoud L, Turati F, et al. Probiotics sup- plementation during pregnancy or infancy for the prevention of atopic dermatitis: a meta-analysis. Epidemiology 2012 ; 23 : 402-14. 
10.    Drago L. et al. Effects of Lactobacillus salivarius LS01 (DSM 22775) treatment on adult atopic dermatitis: a randomized placebocontrolled study. Int J Immunopathol Pharmacol. 2011;24:1037-48.
11.    Niccoli AA. et al. Preliminary results on clinical effects of probiotic Lactobacillus salivarius LS01 in children affected by atopic dermatitis. J Clin Gastroenterol. 2014;48 Suppl 1:S34-6.

Acné

Si bien el acné se atribuye principalmente a cambios hormonales, también se asocia a un tipo concreto de microbiota cutánea influenciado por el eje intestino-cerebro-piel.

El acné afecta a aproximadamente el 80 % de los adolescentes, del cual un 15 % sufre un acné severo, y a cerca del 25 % de los adultos, sobre todo a mujeres. Se manifiesta mediante una hipersecreción de sebo y anomalías de la queratinización que provocan la obstrucción del folículo pilosebáceo. Esto favorece la proliferación de Propionibacterium acnes y la inflamación. 

Papel de la microbiota cutánea

El acné combina diferentes tipos de lesiones cuyas formas dependen de la naturaleza de la piel y de los cambios hormonales. Sin embargo, ciertas modificaciones de la microbiota cutánea están muy involucradas1. El acné también está asociado a un tipo concreto de microbiota cutánea con una representación excesiva de Propionibacterium acnes a nivel de las glándulas sebáceas y los folículos pilosos pero también de Staphylococcus epidermidis2, 3. Los estudios actuales se centran en el análisis de esta microbiota y de los factores de virulencia que producen estas bacterias. 

Eje intestino-cerebro-piel

Estas disbiosis cutáneas podrían deberse a alteraciones del “eje intestino-cerebro-piel”. Dicha hipótesis suscita un interés sostenido desde hace más de 80 años4. Existen trabajos que muestran la modulación, por medio de la microbiota intestinal, de la secreción de sustancia P por parte del sistema nervioso que actúa, entre otros efectos, en la piel5. Los argumentos que estimulan la investigación en este sentido son trastornos psicológicos (estrés, ansiedad) entre las personas afectadas por el acné, una tasa elevada de trastornos funcionales intestinales o incluso concentraciones sanguíneas elevadas de lipopolisacáridos1.

Probióticos en investigación

En la actualidad, el tratamiento se basa en tratamientos locales y un estilo de vida saludable. También existen líneas de tratamiento que implican el empleo de probióticos. Varios ensayos aleatorizados controlados han demostrado la eficacia de determinadas cepas de lactobacilos en el ser humano, con efectos beneficiosos para la barrera cutánea, la sensibilidad cutánea, la hidratación y las funciones de la epidermis6,7,8. Se han realizado ensayos clínicos sobre el tratamiento del acné con Lactobacillus acidophilus y Lactobacillus paracasei4.

 

Bibliografia :
1.    Bipul Kumar et al. New insights into acne pathogenesis: Exploring the role of acne-associated microbial populations. Dermatologica sinica June 2016Volume 34, Issue 2, Pages 67–73
2.    Wang Y et al. Staphylococcus epidermidis in the human skin microbiome mediates fermentation to inhibit the growth of Propionibacterium acnes: implications of probiotics in acne vulgaris. Appl Microbiol Biotechnol. 2014 Jan;98(1):411-24
3.    Christensen GJ et al. Antagonism between Staphylococcus epidermidis and Propionibacterium acnes and its genomic basis. BMC Genomics. 2016 Feb 29;17:152
4.    Bowe W et al. Acne vulgaris, probiotics and the gut-brain-skin axis: from anecdote to translational medicine. Benef Microbes. 2014 Jun 1;5(2):185-99
5.    Bercik P et al. The intestinal microbiota affect central levels of brain-derived neurotropic factor and behavior in mice. Gastroenterology 2011 ; 141 : 599-609. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21683077
6.    Peguet-Navarro J, Dezutter-Dambuyant C, Buetler T, et al. Supplementation with oral probiotic bacteria protects human cutaneous immune homeostasis after UV exposure-double blind, randomized, placebo controlled clinical trial. Eur J Der- matol 2008 ; 18 : 504-11. 
7.     Gueniche A, Philippe D, Bastien P, et al. Randomised double-blind placebo-controlled study of the effect of Lactobacillus paracasei NCC 2461 on skin reactivity. Benef Microbes 2014 ; 5 : 137-45. 
8.    Philippe D, Blum S, Benyacoub J. Oral Lactobacillus paracasei improves skin barrier function recovery and reduces local skin inflammation. Eur J Dermatol 2011 ; 21 : 279-80.


Las patologías

  • Artritis reumatoide

    Voir
  • Alérgico

    Voir
  • Cardiovascular patologias

    Voir
  • Gyneco

    Voir
  • Pulmonar patologias

    Voir
  • Psiquiatría y neurodegenerativa

    Voir
  • Urinario

    Voir
Newsletter

Para recibir el Newsletter, por favor introduzca el email que utilizó para registrarse

Resumen del BMI

Biocodex Microbiota Institute, referencia internacional sobre la microbiota

Voir

Elija el idioma en el que desea recibir el boletín