¿Cuáles son los efectos de la obesidad grave y de la cirugía bariátrica en la disbiosis intestinal?

Vignette

Por primera vez, un equipo de investigadores franceses caracterizó la microbiota intestinal y las firmas metabólicas de pacientes con obesidad severa, así como las modificaciones observadas como consecuencia de dos tipos de cirugía bariátrica. Estos pacientes podrían beneficiarse de medidas más específicas para atenuar la severidad de la disbiosis antes o después de la cirugía.

 

Se sabe que la riqueza genética de la flora bacteriana intestinal tiende a disminuir en los pacientes con obesidad moderada. Un equipo francés estudió los efectos de dos tipos de cirugía bariátrica en este empobrecimiento genético durante 1 año en pacientes con obesidad severa y mórbida (IMC > 35 kg/m2): por un lado, la colocación de un anillo gástrico para reducir el volumen del estómago (y por lo tanto la cantidad de alimentos ingeridos, lo que equivale a una reducción clásica del aporte calórico), y por otro lado, la anastomosis en Y de Roux ( o “bypass”) que combina la reducción de la bolsa gástrica y la derivación de una parte del intestino delgado y del estómago para disminuir la absorción de alimentos.

Una firma bacteriana específica

Primera observación: el 75 % de las mujeres reclutadas con obesidad severa presentaban un empobrecimiento genético de la flora microbiana intestinal, frente al 20-40 % de las personas con obesidad moderada. Este empobrecimiento se asociaba con complicaciones metabólicas más pronunciadas (resistencia a la insulina, adiposidad visceral, tamaño de los adipocitos, marcadores inflamatorios, etc.) y con una firma bacteriana específica. Por lo tanto, la riqueza genética de la microbiota intestinal sería un indicador de la severidad de la obesidad y de la inflamación intestinal asociada.

El bypass gástrico dio mejores resultados

Un año después de la cirugía (anillo o bypass), aumentó la riqueza genética de la flora intestinal de estos pacientes, aunque la restauración solo fue parcial en todos los participantes. También se observó una mejora más importante de la composición corporal, de los perfiles metabólicos (sobre todo el grupo de metabolitos formado por glicina, acetilglicina y metilmalonato) e inflamatorios en los pacientes sujetos al bypass.

Un enriquecimiento insuficiente

Por lo tanto, estas mejoras metabólicas difícilmente pueden explicarse por el mero hecho de una mayor riqueza genética de la microbiota intestinal: el enriquecimiento posquirúrgico alcanza un pico un año después de la intervención pero no sigue progresando posteriormente. Por otro lado, falta esclarecer la relación entre una menor riqueza genética de la flora intestinal (causa o consecuencia de la obesidad) y la duración de la enfermedad. Sin embargo, los autores proponen subsanar la disbiosis antes o después de la intervención bariátrica mediante dietas específicas, el uso de prebióticos o probióticos, o bien, mediante trasplante de microbiota fecal con el objetivo de mejorar de forma duradera la salud metabólica de los pacientes con obesidad severa.

 

Bibliografia :

J Aron-Wisnewsky et al. Major microbiota dysbiosis in severe obesity: fate after bariatric surgery. Gut Microbiota. June 2018