El tratamiento profiláctico con antibióticos en el periparto reduce la concentración de bacterias del género Bifidobacterium en la leche materna

Vignette

El tratamiento profiláctico con antibióticos en el periparto modifica la composición bacteriana de la leche materna. En particular, las concentraciones de bacterias del género Bifidobacterium, que son beneficiosas para el desarrollo del recién nacido, disminuyen en los días siguientes al parto.

 

La profilaxis con antibióticos es indispensable para reducir el riesgo de infección periparto responsable, según la OMS*, del 10% de los fallecimientos maternos que se producen en uno de cada millón de partos al año. Este tipo de antibioticoterapia suele ir acompañada de efectos secundarios, por ejemplo, alteraciones de la microbiota materna que pueden afectar a la colonización precoz del bebé. Este hecho llamó la atención de un equipo de investigación brasileño que decidió estudiar las variaciones de las poblaciones bacterianas en la leche materna, centrándose en el género Bifidobacterium. Las principales representantes de este género (B. breve, B. adolescentis, B. bifidum, B. longum, y B. dentium en la leche materna) son, de hecho, conocidas por sus efectos beneficiosos en el hombre, especialmente mediante la producción de ácidos grasos de cadena corta.

Disminución significativa de las bacterias del género Bifidobacterium a los 7 días

Los investigadores compararon muestras de leche de 55 mujeres que tuvieron un parto vaginal, 21 de las cuales fueron tratadas de manera preventiva con antibióticos de amplio espectro (cefazolina, penicilina o clindamicina) y 34 no recibieron ningún tipo de tratamiento. Mediante la técnica de PCR cuantitativa, se calculó la concentración bacteriana total y se realizó un recuento específico de bacterias del género Bifidobacterium en el día 7±3 y en el día 30±4. Los análisis no revelaron diferencias significativas en el número total de bacterias entre los dos grupos del estudio. Este hallazgo podría deberse a una “repoblación” con bacterias insensibles a los antibióticos empleados. En cambio, se observó una reducción significativa del número de bacterias del género Bifidobacterium en la leche de las mujeres que recibieron un tratamiento antibiótico profiláctico. Esta disbiosis, que apareció en el día 7±3, se resolvió espontáneamente desapareciendo por completo al cabo de un mes.

Diferentes hipótesis sobre la corrección progresiva de la disbiosis 

Los investigadores sugieren una posible recolonización a partir de la microbiota intestinal, que tendría lugar a través de una vía enteromamaria endógena en la que participarían células dendríticas maternas capaces de capturar bacterias comensales en el lumen. Otra posible hipótesis es que los oligosacáridos presentes en la leche materna actúen como sustratos, favoreciendo la multiplicación de bacterias del género Bifidobacterium. La única certeza es que, en caso de amamantamiento, un tratamiento profiláctico con antibióticos periparto reduce el aporte de bacterias beneficiosas al niño. Esta observación incita a tratar de aclarar el efecto de este déficit temporal en la formación de la microbiota intestinal del lactante y en el desarrollo de las funciones relacionadas con ésta, especialmente las funciones inmunitaria e inflamatoria.

 

Bibliografia :

Padilha M, Iaucci J, Cabral V et al. Maternal antibiotic prophylaxis affects Bifidobacterium spp. counts in the human milk, during the first week after delivery. Beneficial Microbes, 2018 online. ISSN 1876-2883 print, ISSN 1876-2891 online, DOI 10.3920/BM2018.0046

* https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/186171/9789241549363_eng.pdf?sequence=1