Fibromialgia y perfil característico de la microbiota intestinal

Vignette

La fibromialgia no solo se asocia con una modificación de la microbiota intestinal correlacionada con la severidad de los síntomas sino que la microbiota por sí sola podría ser suficiente para predecir la enfermedad.

 

La fibromialgia, caracterizada por un dolor crónico generalizado, trastornos de las funciones cognitivas, cansancio y alteración del sueño, afecta entre un 2 y un 4% de los adultos y su prevalencia es mucho mayor en las mujeres. No solo es una enfermedad difícil de diagnosticar sino también de tratar. De ahí el interés de este estudio canadiense que relaciona la fibromialgia con una modificación de la microbiota intestinal.

La fibromialgia modifica la microbiota

En este estudio participaron 77 mujeres que sufrían fibromialgia desde hace varios años y 79 controles: 11 familiares de primer grado (“controles genéticos”), 20 conocidas (“controles del entorno”) y 48 mujeres sanas sin ningún tipo de relación. La microbiota intestinal se estudió mediante secuenciación completa de los genomas de la fracción bacteriana y cada paciente se entrevistó con un especialista en tratamiento del dolor. Se identificaron diferencias significativas en relación con algunos taxones bacterianos, entre los cuales se encontraban ciertas bacterias implicadas en el metabolismo del butirato cuyas concentraciones estaban alteradas (disminución de las cantidades de Faecalibacterium prausnitzii y Bacteroides uniformis, entre otras). Las variaciones observadas entre las microbiotas de las pacientes mostraban principalmente una correlación con las manifestaciones clínicas de la fibromialgia más que con cualquier otra variable innata (antropometría, comorbilidades, etc.) o ambiental (alimentación, medicación, etc.). Asimismo, la abundancia relativa de diversos taxones parecía estar relacionada con la severidad de los síntomas.

La microbiota como predictor de la enfermedad

Entre las especies cuya abundancia se encontraba alterada en estas pacientes –tanto al alza como a la baja– se hallaban algunas ya conocidas, unas implicadas en mecanismos inflamatorios, otras en la producción de butirato, etc. Esto condujo a los investigadores a examinar los metabolitos séricos de los sujetos. Encontraron diferencias en las concentraciones séricas de butirato y propionato en las pacientes con fibromialgia, pero sobre todo, gracias a algoritmos de análisis (machine learning), demostraron que la composición de la microbiota intestinal era suficiente para diferenciar con una gran precisión a las pacientes de las mujeres del grupo control.

¿Hacia una mejora del diagnóstico o incluso del tratamiento ?

El conjunto de estos resultados podría allanar el camino para la realización de futuros estudios que permitan esclarecer la fisiopatología de la fibromialgia, proponer herramientas de diagnóstico derivadas de los resultados del machine learning, o incluso, en caso de demostrarse una relación causal entre la microbiota y esta enfermedad, explorar nuevas modalidades terapéuticas basadas en el estudio de los microorganismos.

 

Bibliografia :

Minerbi A, Gonzalez E, Brereton NJB et al. Altered microbiome composition in individuals with fibromyalgia. Pain. 2019 Jun 18. doi: 10.1097/j.pain.0000000000001640