La bronquitis bacteriana persistente reduce la diversidad de la microbiota pulmonar

Vignette

La bronquitis bacteriana persistente implica un riesgo de evolución a bronquitis crónica en niños pequeños, sobre todo en edad preescolar, además de repercutir en la composición y diversidad de la microbiota bronquial.  Este descubrimiento de un equipo anglo-australiano podría facilitar el diagnóstico y mejorar el tratamiento de esta enfermedad.

 

La bronquitis bacteriana persistente plantea un problema de diagnóstico ya que en algunos casos puede confundirse con el asma o con una infección viral recurrente. También es importante considerar las repercusiones de la enfermedad en la microbiota bronquial, cuya composición y diversidad podrían desempeñar un papel protector contra determinadas afecciones broncopulmonares. Para profundizar en el tema, los investigadores analizaron la microbiota procedente de un cepillado bronquial protegido de 24 niños con bronquitis bacteriana persistente, así como la de 20 niños sanos.

Mejora de las prácticas, reducción de la diversidad de microorganismos

El estudio tenía dos objetivos principales, a saber, identificar posibles modificaciones de la microbiota pulmonar en los niños afectados y demostrar que el muestreo por sonda endotraqueal ofrece la misma eficacia que la broncoscopia (una técnica más invasiva). Se alcanzó este segundo objetivo «técnico» puesto que los dos métodos de muestreo mostraron la presencia de poblaciones microbianas similares. Este descubrimiento abre el camino hacia una reducción de las intervenciones invasivas en niños. En cuanto a la composición de la microbiota, un análisis por secuenciación del ARN 16S reveló una disminución de la diversidad y una modificación de las poblaciones bacterianas. Por ejemplo, el equipo identificó un predominio de Proteobacteria en las muestras de los pacientes y una asociación significativa entre la enfermedad y la presencia de Haemophilus y  Neisseria, lo cual tiende a indicar que la bronquitis bacteriana persistente representa una fuente de alteración de la microbiota bronquial. Se trata solamente de una primera etapa en la comprensión del papel de esta última, que facilitará el diagnóstico y permitirá limitar las consecuencias y la evolución de la enfermedad.

Del cultivo a la secuenciación en serie

Cabe destacar un hallazgo adicional interesante: gracias a la metodología empleada en el estudio, los investigadores observaron que las técnicas microbiológicas tradicionales no permitían detectar las cepas que se identificaron por secuenciación, tales como la bacteria Neisseria. Aunque dichas bacterias no se consideran patógenas, colonizan la mucosa rinofaríngea y podrían haber estado implicadas en casos de neumonía, EPOC* y afecciones periodontales. Así pues, los autores pusieron de relieve las limitaciones de las técnicas actuales de diagnóstico (que sin embargo se utilizan para definir la estrategia terapéutica) y demostraron que la microbiota constituye una herramienta potencial para evitar recaídas de la enfermedad y frenar su evolución.

 

* EPOC: Enfermedad pulmonar obstructiva crónica

 

Bibliografia :

L. Cuthbertson, V. Craven, L. Bingle, et al. : The impact of persistent bacterial bronchitis on the pulmonary microbiome of children. PLOS ONE, 27 décembre 2017.