El trasplante fecal podría mejorar los síntomas psíquicos relacionados con el síndrome del intestino irritable

Según un estudio japonés, al reequilibrar la microbiota intestinal, el trasplante fecal podría mejorar los síntomas psíquicos relacionados con el síndrome del intestino irritable. Estos resultados amplían el campo de aplicación de este enfoque terapéutico, el cual hasta ahora se limitada a la infección por Clostridium difficile.

 

El síndrome del intestino irritable es un trastorno digestivo asociado frecuentemente con depresión y ansiedad. La coexistencia de estas tres enfermedades dependería del eje cerebro-intestino, a través del cual se comunican la microbiota intestinal y el cerebro. De hecho, según un estudio reciente, los pacientes con depresión y síndrome del intestino irritable tienen en común un desequilibrio de la microbiota intestinal, o disbiosis, que produciría un aumento de la permeabilidad intestinal responsable de las dos enfermedades. El trasplante fecal, un enfoque terapéutico que permite reequilibrar la microbiota, ya ha sido probado con éxito en estudios realizados en pacientes con trastornos digestivos causados por una disbiosis. Por lo tanto, podría resultar igualmente eficaz en el tratamiento de los problemas psíquicos relacionados.

Mejora de los síntomas psíquicos

Para probar esta hipótesis, un equipo de investigadores japoneses realizó un trasplante fecal en 17 pacientes con síndrome del intestino irritable con predominio de diarrea o estreñimiento; 12 pacientes sufrían depresión, acompañada de ansiedad en 5 de ellos. El análisis de la microbiota reveló una menor diversidad en los casos de depresión. El trasplante fecal provocó un enriquecimiento de la microbiota en todos los pacientes. Al cabo de cuatro semanas, 9 participantes recuperaron un tránsito normal, tanto aquellos con diarrea como con estreñimiento; la mitad de los pacientes depresivos y la mayoría de los pacientes con ansiedad ya no presentaban trastornos psíquicos. En cuanto a los 8 pacientes cuyos síntomas gastrointestinales perduraron tras el trasplante, sus síntomas psíquicos mejoraron claramente.

Trasplante fecal: un método eficaz

Según los autores, estos resultados sugieren que un trasplante fecal que aumente la diversidad del ecosistema bacteriano del aparato digestivo puede mejorar los síntomas psíquicos relacionados con el síndrome del intestino irritable, aunque no consiga mejorar los síntomas intestinales.

 

Bibliografia :

Kurokawa et al. The effect of fecal microbiota transplantation on psychiatric symptoms among patients with irritable bowel syndrome, functional diarrhea and functional constipation: An open-label observational study. Journal of Affective Disorders 235 (2018) 506–512 https://doi.org/10.1016/j.jad.2018.04.038