Espacio para
el público general
Acceso para
profesionales

Cólico del lactante

Cólico del lactante: comprender y aliviar el llanto

« Los gritos de un recién nacido… son el sonido más inquietante, más agotador y más desgarrador que me ha tocado escuchar1», confiesan numerosos padres, ante la incapacidad de calmar el llanto inexplicable de su bebé y a los que los pediatras ven llegar con frecuencia inquietos e impotentes a la consulta. Este síntoma, junto con otros, traduce a menudo una incomodidad relacionada con simples cólicos sin gravedad. ¿Y si este alboroto intestinal dependiera de la microbiota?

¿Existe una relación entre el cólico y la microbiota?

Atribuido a causas muy variadas (intolerancia a la lactosa, toma de antibióticos, estrés parental2 …), el cólico se diagnosticó durante mucho tiempo exclusivamente gracias a la «regla de los 33 ». Pero recientemente se descubrió que la microbiota intestinal de los lactantes afectados difería de la de los demás bebés:

  • es menos rica en bacterias beneficiosas (bifidobacterias y lactobacilos, en especial);
  • y menos diversificada (las especies que la componen son menos variadas).

Nada sorprendente: en el lactante, todo el organismo se encuentra en construcción (sistema inmunitario, flora…). Este desequilibrio, llamado «disbiosis», podría favorecer la aparición de inflamación (por lo tanto, de cólico) e influir en el comportamiento del recién nacido a través del eje intestino-cerebro4.

¿Cómo ayudar a los bebés… y a los padres?

La consulta médica es el primer medio para tranquilizar a los padres, ayudarlos a superar esta etapa difícil y proponerles prácticas diarias sencillas5La pista probiótica también es prometedora: el aporte de bacterias «buenas» (especies Lactobacillus reuteri y Bifidobacterium breve, entre otras) podría reducir a la mitad la duración diaria de los llantos después de tres meses6 , una esperanza para todos los padres agotados, cuyos pequeños se ven afectados por el cólico en un 20 a 25% en los países industrializados entre la edad de 1 y 4 meses.

Infographie_coliques_nourrisson_ESP

Bibliographia

1- https://www.newyorker.com/magazine/2007/09/17/the-colic-conundrum
2- Rhoads JM, Collins J, Fatheree NY et al. Infant colic represents gut inflammation and dysbiosis. J Pediatr. 2018 Dec;203:55-61.e3. doi: 10.1016/j.jpeds.2018.07.04
3- Wessel MA, Cobb JC, Jackson EB et al. Paroxysmal fussing in infancy, sometimes called "colic". Pediatrics. 1954 ; 14 : 421-43
4- Indrio F, Dargenio VN, Giordano P et al. Preventing and treating colic. Adv Exp Med Biol. 2019;1125:49-56. doi: 10.1007/5584_2018_31
5- https://www.gfhgnp.org/wordpress/wp-content/uploads/2018/09/5-sept-18Fiche-recommandations-COLIQUE.pdf
6- Giglione E, Prodam F, Bellone S et al. The Association of Bifidobacterium breve BR03 and B632 is Effective to Prevent Colics in Bottle-fed Infants: A Pilot, Controlled, Randomized, and Double-Blind Study. J Clin Gastroenterol. 2016 Nov/Dec;50 Suppl 2, Proceedings from the 8th Probiotics, Prebiotics & New Foods for Microbiota and Human Health meeting held in Rome, Italy on September 13-15, 2015:S164-S167