Metformina y microbiota intestinal: una relación compleja

Vignette

Varios estudios recientes sugieren que, al igual que sus efectos terapéuticos, los efectos adversos digestivos de la metformina podrían estar en parte relacionados con su interacción con la microbiota intestinal.

 

Aparecen frecuentemente efectos adversos digestivos en pacientes con diabetes tipo 2 tratados con metformina y son la principal causa de abandono del tratamiento (aproximadamente el 5% de los pacientes). Un estudio exploratorio realizado por un equipo de investigadores de Letonia acaba de poner de manifiesto dos alteraciones importantes de la microbiota intestinal en 18 voluntarios sanos tratados con metformina: reducción de la diversidad de la flora a las 24 h del inicio del tratamiento y aumento de las bacterias oportunistas correlacionado con la intensidad de los efectos secundarios digestivos.

Empobrecimiento bacteriano inmediato

Dieciocho voluntarios sanos recibieron 850 mg de metformina mañana y noche durante 7 días. Se analizó la diversidad de la microbiota antes del inicio del tratamiento, a las 24h y a los 7 días. Se registraron los efectos adversos digestivos y se clasificó a los pacientes en 3 grupos. Aunque limitados por la baja potencia estadística del estudio, los resultados mostraron una reducción de la diversidad bacteriana a las 24 h, la cual tendió a restablecerse al séptimo día, aunque sin volver al estado inicial. En paralelo, entre las 24 h y el día 7, se observó un aumento significativo del porcentaje de patógenos oportunistas pertenecientes a los géneros Escherichia y Shigella.

¿Un marcador previo al tratamiento?

El equipo de investigadores sugirió que la diversidad de la microbiota intestinal podría facilitar la proliferación de las enterobacterias Escherichia y Shigella, las cuales provocarían o agravarían los efectos adversos digestivos asociados a la disbiosis. Los autores proponen la realización de una prueba preterapéutica en los pacientes diabéticos candidatos a recibir un tratamiento con metformina con el objetivo de distinguir a aquellos que tienen riesgo de sufrir efectos adversos digestivos y adoptar una estrategia terapéutica adaptada (dosis inicial reducida, fórmulas de liberación prolongada).

Una modificación beneficiosa de la microbiota

Los análisis revelan asimismo una reducción significativa de dos familias de bacterias (Peptostreptococcaceae y Clostridiaceae_1) a los 7 días. Sin embargo, en varios estudios, el aumento de una u otra de estas especies se asocia a diversas afecciones (cáncer colorrectal, esteatohepatitis no alcohólica, etc.). Según los autores, la reducción de estas especies “perjudiciales” podría estar implicada en el efecto terapéutico de la metformina. Serían necesarios estudios complementarios para confirmar estos resultados (añadiendo un grupo control tratado con un placebo) y para aclarar los mecanismos de acción de la metformina en la microbiota intestinal.

 

Bibliografia :

Association of metformin administration with gut microbiome dysbiosis in healthy volunteers ; Ilze Elbere, Ineta Kalnina and col. ; PLOS ONE ; September 27, 2018