La microbiota fúngica se transmite de madre a hijo

Vignette

La microbiota fúngica (micobiota) forma parte de la microbiota intestinal. Se acaba de esclarecer cómo se forma durante los primeros meses de vida.

 

Aunque representa el 13% del volumen de la microbiota intestinal total, la micobiota intestinal se ha estudiado relativamente poco. Un equipo de investigadores noruegos planteó la cuestión de una posible transmisión de madre a hijo y llevó a cabo un estudio en un grupo de 400 parejas madre/hijo, desde el nacimiento hasta que los bebés cumplieron dos años. Analizaron la composición de la microbiota intestinal fúngica en las muestras fecales de las madres (durante el embarazo y después del mismo) y de sus hijos (a los 10 días, a los tres meses, al cumplir un año y al cumplir dos años). Se identificó ADN fúngico en el 88% de las madres y en una proporción variable de sus descendientes, con una tasa elevada (76%) durante los primeros días de vida que disminuye de forma progresiva hasta la edad de un año (56%), antes de volver a aumentar alrededor de los dos años, edad a la que la micobiota se establece de forma definitiva, de acuerdo con este estudio. Respecto a las especies, los investigadores encontraron sobre todo Debaryomyces hansenii y Saccharomyces cerevisiae: la primera prevalece durante el primer año de vida, mientras que la segunda es más abundante entre las madres y sus hijos de uno a dos años. Todavía no se ha estudiado la influencia de la micobiota en la salud del niño.

 

Bibliografia :
Schei K. et al. Early gut microbia and mother offspring transfert. Microbiome. 2017. August 24 ; 5(1): 107 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5571498/