TMAO y riesgo cardiovascular en personas con diabetes T2 e insuficiencia renal

Vignette

En personas diabéticas de tipo 2 con insuficiencia renal crónica, una disbiosis de la microbiota intestinal conlleva un aumento de la concentración sérica de trimetilamina-N-óxido (TMAO), que se considera un factor de riesgo cardiovascular.

 

La producción de TMAO a partir de TMA (trimetilamina) derivada de la degradación de ciertos nutrientes ocasionada por bacterias intestinales, es un proceso natural. No obstante, distintos estudios han demostrado que las concentraciones séricas elevadas de TMAO están asociadas a inflamación sistémica, disfunción del endotelio y aumento del riego de aterosclerosis y enfermedad cardiovascular. Un grupo de investigadores estadounidenses planteó la hipótesis de que el TMAO podría contribuir al riesgo cardiovascular al que se enfrentan las personas con diabetes de tipo 2 e insuficiencia renal crónica (DT2-IRC).

Reclutaron para el estudio a 20 sujetos con DT2-IRC y 20 voluntarios sanos. Analizaron la composición de la microbiota intestinal a partir de muestras fecales, midieron la concentración de TMAO circulante por espectrometría e identificaron varios biomarcadores por ELISA. Los resultados de los análisis fecales indican un déficit de Bifidobacterium y una acumulación de Lactobacillus, Clostridium, Escherichia, Enterobacter, Acinetobacter y Proteus en los sujetos con DT2-IRC. Además, los cinco últimos géneros son productores de TMA. Su microbiota tenía también un alto contenido de Firmicutes y Proteobacteria productoras de TMA. La concentración sérica media de TMAO era mayor en los sujetos enfermos respecto a los sujetos sanos (1,516 ± 0,29 μg/ml y 0,183 ± 0,045 μg/ml, respectivamente) y se observó una asociación significativa entre una concentración de TMAO alta y una mayor expresión de factores de inflamación (IL-6, TNFα), disfunción endotelial (ET-1), permeabilidad intestinal (zonulina) y un aumento de endotoxinas liposacarídicas en el suero.

Los autores concluyen que una disbiosis de la microbiota intestinal favorece la producción de TMA en los sujetos DT2-IRC y por tanto un aumento de la concentración sérica de TMAO. Este último podría inducir la expresión de diversos factores asociados al riesgo cardiovascular, entre ellos un incremento de la permeabilidad intestinal, que a su vez aumentaría el paso de TMA y endotoxinas a la circulación sanguínea. Todo ello contribuiría a aumentar el riesgo cardiovascular de los pacientes diabéticos de tipo 2 con insuficiencia renal crónica.

 

Bibliografia :

Al-Obaide MAI et al. Gut Microbiota-Dependent Trimethylamine-N-oxide and Serum Biomarkers in Patients with T2DM and Advanced CKD.J Clin Med. 2017 Sep 19;6(9). pii: E86.