Posible vínculo entre el tipo de parto y el viroma intestinal infantil

Vignette

Según un nuevo estudio, el tipo de parto podría influir en la composición de la flora viral de los intestinos de los recién nacidos. Los mismos virus podrían desempeñar un papel importante, todavía desconocido, en el desarrollo adecuado de la microbiota intestinal.

 

Una microbiota intestinal rica y diversa desde el primer año de vida parece garantizar un menor riesgo de desarrollar más adelante obesidad, diabetes e, incluso, enfermedades intestinales. Además, el tipo de parto ejerce una influencia significativa en el desarrollo de esta flora naciente, aunque los estudios sobre este tema se han centrado principalmente en las especies bacterianas, dejando al margen a otros residentes igualmente importantes, a saber, los virus. Un equipo irlandés lo ha remediado en parte realizando el primer estudio sobre los efectos del tipo de parto en la composición del viroma infantil.

Más Anelloviridae en los nacimientos vaginales

Los investigadores tomaron muestras de heces de 20 bebés de un año de edad, la mitad de ellos nacidos por cesárea y la otra mitad por parto vaginal. Los virus más abundantes detectados fueron Caudovirales, Microviridae y Anelloviridae en ambas cohortes. Sobre todo, la microbiota viral de los bebés nacidos por vía vaginal resultó ser significativamente más rica que la de los bebés nacidos por cesárea. En concreto, los Anelloviridae eran claramente más numerosos, principalmente el Torque Teno Virus (TTV), un virus muy frecuente en la población humana que se encuentra en todos los compartimentos biológicos, si bien su papel no se conoce del todo. Trabajos anteriores demostraron que los Anelloviridae intestinales alcanzaban un pico entre los 6 meses y 1 año, antes de disminuir a partir de los 15 meses. Es difícil establecer su origen ya que las posibles fuentes de colonización parecen diversas: los autores mencionan, por ejemplo, la transmisión materna durante el parto y la lactancia, así como el contacto con el segundo progenitor, otros niños y el entorno.

¿Virus depredadores para diversificar la flora?

¿Qué papel desempeñan entonces estos virus dentro de la microbiota intestinal? Algunos virus —los bacteriófagos— son capaces de infectar a las bacterias, incluidas las que se encuentran en la flora digestiva, como el fago crAss*. Este fago es conocido por ser un gran depredador de las bacterias del filo Bacteroidetes, a su vez abundantes desde los primeros meses de vida. Por otro lado, en los bebés nacidos por vía vaginal se detectaron más secuencias cercanas de fagos capaces de infectar dos cepas diferentes de Bifidobacterium longum. Según los autores, estos resultados indican que los virus intestinales contribuyen, por la presión depredadora que ejercen, al aumento de la diversidad de las especies bacterianas desde la más temprana edad.

 

* crAss = Cross-Assembly, la técnica que permitió detectarlo

 

Bibliografia :

A McCann et al. Viromes of one year old infants reveal the impact of birth mode on microbiome diversity. PeerJ. May 2018 7;6:e4694