Papel de la microbiota cutánea en las infecciones por quemaduras

Vignette

Las víctimas de quemaduras sufren una alteración de la microbiota cutánea, incluso en las áreas de la piel no lesionadas, lo que podría provocar complicaciones en caso de aplicación de injertos cutáneos autólogos.

 

Las víctimas de quemaduras son muy propensas a infecciones (hasta el 19 % de los pacientes hospitalizados en centros de atención a quemados en Francia en el 2006) y choques sépticos. Investigadores estadounidenses sugieren que la alteración de la microbiota presente no solo en las superficies quemadas sino también en la piel no lesionada utilizada para los injertos autólogos, sería en parte responsable de esta situación. Compararon la microbiota cutánea de 9 personas sanas con la de 9 víctimas de quemaduras (con una extensión media del 35 % de la superficie corporal): la composición de la microbiota cutánea de los pacientes quemados presentaba alteraciones similares en el injerto de piel considerado sano y en las heridas, mostrando un aumento considerable de ciertos taxones (Aeribacillus, Caldalkalibacillus y Nesterenkonia), y una disminución de la cantidad de otros (Corynebacterium, comensales frecuentes de la piel).

Existe una correlación entre algunas de estas alteraciones microbianas y un aumento del riesgo de complicaciones. Por ejemplo, con un mayor riesgo de infecciones en la herida se observó un aumento de la cantidad de bacterias del tipo Corynebacterium y una disminución de los géneros Staphylococcus y Propionibacterium. Además, hay una correlación negativa entre el riesgo de choque séptico y la cantidad de bacterias de tipo Corynebacterium y Enterococcus.

Un análisis de la microbiota cutánea podría en el futuro permitir identificar a pacientes con riesgos de complicaciones, y el tratamiento de las disbiosis cutáneas podría reducir el riesgo de infección en caso de aplicación de injertos cutáneos autólogos.

 

Bibliografia
Plichta JK et al. Cutaneous burn injury promotes shifts in the bacterial microbiome in autologue donor skin : implications for skin grafting outcomes. Shock. 2017 Oct.;48(4):441-448.