Magazine
Imagen
Microbiota Mag 16 ESP

Microbiota 16 - Septiembre 2022

Estimados lectores,

El eje intestino-cerebro. Si sois lectores habituales de la revista Microbiota, sabréis que la investigación está revelando poco a poco el sistema bidireccional de comunicación entre el microbioma intestinal y el cerebro. También habrás leído que esta comunicación intestino-cerebro es clave para entender mejor cómo la microbiota intestinal está asociada al desarrollo de algunas enfermedades. Utilicemos el ejemplo del síndrome del intestino irritable (SII). Aunque la fisiopatología del SII aún no se entiende del todo, se considera una comunicación bidireccional alterada entre el tracto digestivo y el sistema nervioso central (Síntesis, Microbiota 13). Existe otro ejemplo con trastornos complejos del neurodesarrollo: los trastornos del espectro autista (TEA). Una vez más, los mecanismos fisiopatológicos subyacentes siguen siendo poco conocidos, pero algunos hallazgos relevantes sugieren fuertes interacciones entre la microbiota intestinal y el cerebro (Síntesis, Microbiota 15).

En este número, la Pr. Sian Joanna Hemmings describe otro ejemplo de esta crucial comunicación bidireccional. Revisa la literatura actual sobre el eje microbioma-intestino-cerebro, y cómo este sistema bidireccional de comunicación puede desempeñar un papel en la etiología de trastornos relacionados con el estrés como el trastorno de estrés postraumático (TEPT), los trastornos de ansiedad y el trastorno depresivo mayor (TDM). Según el autor, “siguen aumentando las pruebas que sugieren que el microbioma intestinal está alterado en trastornos relacionados con el estrés, lo que permite delinear un perfil microbiano intestinal específico asociado al desarrollo de dichos trastornos. Este perfil microbiano intestinal específico puede facilitar la identificación de biomarcadores fiables del riesgo asociado a la enfermedad y predecir la predisposición a desarrollar estos trastornos.

Comunicación del eje intestino-cerebro, pero también interacción y asociación, este tríptico es el hilo conductor de la revista Microbiota 16. Ya sea la asociación entre la EII y los microplásticos en las heces (por el Dr. Alberto Caminero) o la interacción entre la microbiota oral y el Covid-19 (por el Dr. Jay Patel), hay algo evidente: ¡todo está relacionado!

Disfrute de su lectura.

BMI 22.44

Fecha de publicación 08 Diciembre 2022
Fecha de actualización 08 Diciembre 2022
Descarga esta dosier

en_view en_sources