Diversidad de la microbiota intestinal y rigidez arterial en la mujer

Vignette

Un equipo británico analizó la implicación de la microbiota intestinal en la rigidez arterial, uno de los últimos factores de riesgo cardiovascular conocidos, en una población exclusivamente femenina.

 

La inflamación sistémica, la sensibilidad a la insulina y la hiperglucemia —estrechamente vinculada con la composición de la microbiota intestinal— contribuyen a la rigidez arterial (RA), un marcador importante de riesgo cardiovascular independiente de los factores de riesgo tradicionales. Estos datos incitaron a estos investigadores a estudiar los efectos de la composición de la microbiota intestinal y de los metabolitos séricos en 617 mujeres.

Relación entre la microbiota intestinal y la rigidez arterial

Primer resultado importante: existe una correlación inversa entre la rigidez arterial y la diversidad microbiana, a su vez dependiente de la dieta —principalmente del consumo de fibra—. En otras palabras, cuanto mayor sea la riqueza bacteriana, menor será la rigidez arterial. Por otro lado, siete unidades taxonómicas están inversamente relacionadas con la RA, dos de las cuales pertenecen a la familia de las Ruminococcaceae. Cabe destacar que la influencia de la microbiota es independiente de la resistencia a la insulina, de la grasa visceral o incluso del consumo de tabaco o de alcohol. Según los autores, la microbiota intestinal actuaría sobre las paredes arteriales provocando una inflamación que la concentración de proteína C reactiva, la resistencia a la insulina y otros factores de riesgo cardiovascular solo permiten medir parcialmente.

Dos metabolitos implicados

Los metabolitos bacterianos tales como la fenilacetilglutamina, el TMAO (óxido de trimetilamina) y el IPA (indolpropionato) están también relacionados con el aumento de la RA. Los resultados muestran que solo las concentraciones de fenilacetilglutamina e IPA desempeñarían un papel en la acción de la microbiota sobre la pared arterial. Estos dos metabolitos se conocen respectivamente por su asociación con la mortalidad cardiovascular y con el síndrome metabólico, respectivamente. Por primera vez, los datos muestran que la composición de la microbiota intestinal está estrechamente relacionada con la rigidez arterial en la mujer, y ello independientemente de la grasa visceral y de otras características relacionadas con la obesidad. Los investigadores concluyen que la modulación de la microbiota mediante la dieta o el uso de probióticos podría ser una opción terapéutica para reducir la rigidez arterial y, de ese modo, disminuir el riesgo cardiovascular.

 

Bibliografia :

Menni, C. et al. Gut microbial diversity is associated with lower arterial stiffness in women. Eur Heart J doi: 10.1093/eurheartj/ehy226