Enfermedades inflamatorias crónicas del intestino: una terapia prometedora para la protección de la capa de moco

Actu PRO MICI : une thérapie prometteuse pour protéger la couche de mucus

La dieta occidental modifica radicalmente la mucosa del colon del huésped, en particular la capa de moco. En un modelo animal, la ingesta de fibras y de una cepa de Bifidobacterium parece contribuir a compensar estos efectos, algo que hay que seguir muy de cerca en el caso de las enfermedades inflamatorias crónicas del intestino (EII crónicas).

 

Estudio tras estudio, no para de reforzarse la relación entre la disbiosis y las EII crónicas. Científicos suecos y daneses investigaron en detalle la incidencia de nuestra alimentación moderna sobre la capa de moco del colon. Durante dos meses administraron a ratones una dieta con un bajo contenido de fibra y un alto contenido de grasas (dieta WSD*). En comparación con los grupos de control, los ratones que recibieron la dieta WSD presentaron alteraciones significativas de su capa de moco, la cual contenía menos mucina (Muc2) y era más permeable. Esto indica una mayor presencia de la proteína inmunitaria DMbt1, probablemente como respuesta a una translocación bacteriana en el epitelio debilitado. En cuanto a la microbiota, se observó una disminución significativa del género Bifidobacterium desde la primera semana, junto con una disminución simultánea del espesor de la capa de moco.

Compensar los efectos perjudiciales

El equipo trasplantó a continuación la microbiota de cada uno de los dos grupos –dieta WSD y dieta normal– a nuevos ratones tratados con antibióticos para erradicar su flora nativa. Después de seis semanas de dieta WSD, los ratones trasplantados con una microbiota sana presentaban una barrera de moco íntegra, menos permeable, que se regeneraba mejor y que contenía más bifidobacterias que la de sus congéneres que habían recibido una flora degradada. Por lo tanto, la microbiota sana parece haber compensado los efectos perjudiciales de una mala alimentación sobre la capa de moco.

Efectos protectores diferenciados

Para comprobar el efecto protector de las bifidobacterias, los investigadores añadieron a la dieta WSD una cepa de Bifidobacterium longum, inulina (una fibra prebiótica) o bien la combinación de ambas. Después de un mes de administración de estos suplementos, B. longum permitió mantener el desarrollo de la capa de moco, con o sin inulina, pero solo la inulina tuvo un efecto positivo en la permeabilidad. Por lo tanto, es probable que otras especies bacterianas, favorecidas por la inulina, sean responsables de este efecto protector. A pesar de su carácter preliminar, estos resultados incitan a estudiar en detalle el potencial terapéutico de determinados probióticos y prebióticos en las enfermedades intestinales crónicas relacionadas con una inflamación de la mucosa y con una alteración de la capa de moco. El ejemplo más destacado sería la colitis ulcerosa dado que su etiología sigue siendo confusa y la calidad de vida de los pacientes bastante mejorable.

 

*WSD : western diet style (dieta occidental)

 

Bibliografia :

Schroeder et al. Bifidobacteria or Fiber Protects against Diet- Induced Microbiota-Mediated Colonic Mucus Deterioration. Cell Host Microbe 2018, 10;23(1):27-40