Las bacterias se transmiten de la leche materna al lactante

Vignette

La lactancia materna configura permanentemente la microbiota intestinal del niño. Estudios anteriores ya habían puesto en evidencia la presencia de múltiples bacterias en la leche materna, así como diferencias entre las floras intestinales de niños alimentados con leche materna o con fórmula.

Esta vez, un equipo estadounidense llevó a cabo un verdadero rastreo de las bacterias que pasan de la madre al hijo. Para ello, los investigadores analizaron la composición bacteriana de la leche materna, de la piel de la areola y de la flora intestinal de lactantes de 107 parejas madre-hijo (de 0 a 2 años) con buena salud. Los resultados indican que si bien las microbiotas procedentes de estas tres fuentes (leche materna, areola y deposiciones del lactante) son distintas, existe una auténtica transferencia de la madre al niño en función de la dosis según la proporción (exclusiva o no) y la duración de la lactancia materna. De este modo, un lactante que obtenga menos del 75 % de sus aportes totales de la leche materna durante su primer mes de vida recibe una media de 27,7 % de las bacterias que están presentes en la leche materna, así como el 10,3 % de las que provienen de la areola. Aunque la microbiota intestinal del niño cambia considerablemente después de la introducción de alimentos sólidos, esta transferencia continúa, lo que demuestra el efecto duradero de la lactancia en su composición.

Un dato importante, si se tiene en cuenta que la lactancia materna está asociada a una disminución del riesgo de varias enfermedades en el niño tales como alergias, diabetes, obesidad o enfermedades inflamatorias crónicas.

Bibliografia:
Pannaraj PS et al. Association Between Breast Milk Bacterial Communities and Establishment and Development of the Infant Gut Microbiome. JAMA Pediatr. 2017 May 8. doi: 10.1001/jamapediatrics.2017.0378