Se confirma el papel de la microbiota intestinal en la esclerosis múltiple

Vignette

Un trasplante de microbiota intestinal de un individuo con esclerosis múltiple (EM) a ratones provoca una neurodegeneración autoinmune, lo cual confirma el papel de la flora intestinal en esta enfermedad.

 

Se está confirmando el papel de la microbiota intestinal en la aparición de la EM. Se ha demostrado que existe un vínculo entre bacterias comensales intestinales y patologías autoinmunes en modelos murinos de EM. En este estudio alemán, los investigadores seleccionaron a 34 pares de gemelos monocigóticos, uno enfermo y el otro no. Esta elección permite eliminar la influencia de factores genéticos y reducir la de factores ambientales en la aparición de la EM. De antemano, compararon la microbiota fecal sin encontrar diferencias importantes, excepto un exceso de Akkermansia en sujetos enfermos no tratados. Para probar la funcionalidad de estas floras intestinales, seleccionaron cinco pares de gemelos. La microbiota intestinal de cada individuo se transfirió a roedores predispuestos a la encefalomielitis autoinmune, que es el modelo animal de la EM. Este trasplante desencadenó la enfermedad en más del 60 % de los animales que recibieron flora de sujetos con EM, frente al 30 % en aquellos que recibieron la flora de sujetos sanos.

El análisis de la microbiota intestinal de los animales trasplantados revela un aumento del déficit de Sutterella en los animales que recibieron la microbiota de sujetos con EM. Sin embargo, la presencia de esta bacteria se asocia con una mejor defensa contra enfermedades inflamatorias. A nivel inmunitario, el estudio muestra un déficit en la producción de interleucina 10 en los animales que recibieron la flora “EM”. Paralelamente, el bloqueo de esta citocina en los roedores que recibieron la flora “sana” aumenta la incidencia de encefalomielitis autoinmune, lo que sugiere que esta molécula tiene un papel regulador en las enfermedades autoinmunes del sistema nervioso central.

Este trabajo abre paso a otras investigaciones para descubrir los factores desencadenantes o protectores de la EM presentes en la microbiota intestinal.

 

Bibliografia :
Berer K et al. Gut microbiota from multiple sclerosis patients enables spontaneous autoimmune encephalomyelitis in mice.Proc Natl Acad Sci U S A. 2017 Sep 11. pii: 201711233. doi: 10.1073/pnas.1711233114.