Depresión: ¿un diagnóstico más preciso gracias a la microbiota intestinal?

Actu PRO : Dépression : un diagnostic plus précis grâce au microbiote intestinal ?

Dos estudios recientes, que se interesaron en la composición de la microbiota intestinal y su metabolismo, abren nuevas perspectivas para el diagnóstico y el tratamiento de los estados depresivos.

 

Estos últimos años, numerosos estudios examinaron la relación entre la disbiosis intestinal y la depresión, una afección que afecta a más de 300 millones de personas en el mundo. Dos nuevos estudios acaban de confirmar el papel de la microbiota intestinal en la depresión.

El sistema endocannabinoide, enlace entre la depresión y la microbiota intestinal

En un estudio realizado conjuntamente por el Instituto Pasteur, el CNRS y el INSERM, se sometió a ratones no tratados previamente (naive) a un trasplante de microbiota fecal (TMF) de ratones sanos o de ratones a los que se había provocado una depresión mediante el modelo de estrés leve crónico impredecible (UCMS). Después, se analizaron la microbiota intestinal, el metabolismo de los ácidos grasos poliinsaturados, así como la neurogénesis en el hipocampo (región cerebral que desempeña un papel importante en el desarrollo de síntomas depresivos). Este estudio indica que los síntomas de los ratones UCMS (en los que se observó una disminución de la neurogénesis en el hipocampo y trastornos del humor) se transferían a los ratones trasplantados. El análisis metabolómico de estos ratones demuestra una alteración del metabolismo de los ácidos grasos: específicamente, déficits de precursores lipídicos de los cannabinoides endógenos, lo que podría inducir una modificación de la actividad del sistema endocannabinoide en el cerebro, y conducir a la depresión. El aumento de los cannabinoides endógenos, ya sea por bloqueo farmacológico de las enzimas que los degradan, o por la dieta, produce una disminución de los síntomas depresivos en los ratones que recibieron un TMF de ratones UCMS. Este aumento de los cannabinoides endógenos induce también un restablecimiento de la neurogénesis en el hipocampo de estos ratones. Por último, en los ratones UCMS y los receptores, se observó una disbiosis intestinal caracterizada por una disminución de la abundancia de Lactobacillus. El aporte alimentario de una cepa de Lactobacillus de los ratones UCMS restauraría también los niveles de cannabinoides endógenos del cerebro y la neurogénesis en el hipocampo, reduciendo así los trastornos del humor. Estos trabajos en roedores proponen un nuevo mecanismo para explicar el papel de la microbiota intestinal en la depresión a través del sistema de cannabinoides endógenos. Este estudio también nos enseña que las intervenciones dietéticas o el aporte de probióticos podrían ser eficaces para luchar contra los síntomas de esta enfermedad.

Biomarcadores intestinales: ¿hacia un diagnóstico más preciso?

En un segundo estudio sinoestadounidense, los investigadores identificaron 3 bacteriófagos, 47 especies bacterianas y 50 metabolitos cuya abundancia fecal difería en una primera cohorte constituida por 118 pacientes con un trastorno depresivo mayor (TDM) y no tratados, en comparación con 118 sujetos sanos. El análisis de una segunda cohorte de validación (38 pacientes con un TDM tratados frente a 38 individuos sanos) demostró que el uso de 6 biomarcadores (2 bacterias, 2 fagos y 2 metabolitos) permitía discriminar con una precisión superior al 90% entre los pacientes que padecían un TDM y los sujetos sanos, en las dos cohortes. Por último, los investigadores demostraron que la concentración fecal de GABA y de algunos de sus metabolitos estaba reducida en los pacientes con un TDM. Estos resultados sugieren que la concentración fecal de GABA de los pacientes podía ser modulada por un panel de bacterias intestinales, que, a su vez, podrían participar colectivamente en el desarrollo de un TDM. Estos resultados abren nuevas perspectivas de comprensión de la patogenia de la enfermedad. También ayudan a mejorar el diagnóstico del TDM, actualmente erróneo o incompleto, basándose en la microbiota intestinal.

 

Bibliografia:

Chevalier G, Siopi E, Guenin-Macé L et al. Effect of gut microbiota on depressive-like behaviors in mice is mediated by the endocannabinoid system. Nat Commun. 2020 Dec 11;11(1):6363. doi: 10.1038/s41467-020-19931-2.

Yang J, Zheng P, Li Y et al. Landscapes of bacterial and metabolic signatures and their interaction in major depressive disorders. Sci Adv. 2020 Dec 2;6(49):eaba8555. doi: 10.1126/sciadv.aba8555.