Implicación de las bacterias placentarias en el parto prematuro

Vignette

La prematuridad, que es la principal causa de morbimortalidad infantil en el mundo y afecta a entre el 5 % y el 18 % de los embarazos, constituye un verdadero reto de salud pública. Un equipo inglés intentó demostrar el papel de la microbiota placentaria en los diferentes tipos de nacimientos antes de término.

 

La prematuridad espontánea se debe a numerosas causas, aunque las infecciones intrauterinas parecen desempeñar un papel especial. Según esta hipótesis basada en los datos publicados en la literatura científica, la infección daría lugar a una respuesta inflamatoria de la madre y/o del feto, provocando la ruptura prematura de las membranas. Con el fin de confirmar esta hipótesis, los investigadores compararon por secuenciación las composiciones bacterianas de las placentas de una amplia cohorte de mujeres en función del tipo de alumbramiento: parto prematuro espontáneo, inducido o a término.  Cabe señalar además que este equipo también tuvo en cuenta los efectos de la contaminación durante la preparación de las muestras.

Dos géneros bacterianos sospechosos

En mujeres que habían dado a luz prematuramente de forma espontánea se midieron concentraciones elevadas de dos géneros bacterianos, Mycoplasma y Ureaplasma, ya descritos anteriormente como patógenos intrauterinos oportunistas y que están significativamente relacionados con el parto prematuro,. Una tercera bacteria, Capnocytophaga, la cual coloniza habitualmente la microbiota oral y raramente el tracto genital, parece estar igualmente relacionada con el parto prematuro espontáneo.

Obstáculos metodológicos importantes

Si bien algunos trabajos recientes sugirieron la existencia de una microbiota placentaria específica para cada tipo de parto, el presente estudio no confirmó esta hipótesis. La secuenciación de una pequeña cantidad de biomasa como la placenta constituye un desafío metodológico y estadístico, tal y como recuerdan los autores: el riesgo elevado de contaminación de las muestras durante la manipulación o en el momento del parto complica el análisis. Por otra parte, no permite poner en evidencia los grupos de bacterias relacionados con la prematuridad. Pesa a todos estos problemas, el estudio de la microbiota placentaria no ha hecho más que comenzar y queda por esclarecer su implicación en los nacimientos antes de término. 

 

Bibliografia :

Leon, L. J. et al. Enrichment of clinically relevant organisms in spontaneous preterm delivered placenta and reagent contamination across all clinical groups in a large UK pregnancy cohort. Appl. Environ. Microbiol. (2018). doi:10.1128/AEM.00483-18