La erradicación de H. pylori tiene un efecto duradero en la flora gástrica

Vignette

El tratamiento de la infección por Helicobacter pylori altera de forma duradera la composición de las microbiotas intestinal y de la garganta. Así lo observó un equipo chino que investigó y describió estas alteraciones en 30 pacientes. El tratamiento de erradicación de H. pylori incluye la administración de diversos antibióticos que pueden causar efectos secundarios tales como diarrea, náuseas/vómitos o infecciones por Clostridium difficile, especialmente a causa de alteraciones en la microbiota intestinal. Los investigadores analizaron la microbiota intestinal y de la garganta de pacientes de 18 a 65 años tratados durante dos semanas con esomeprazol, amoxicilina, claritromicina y tinidazol (tratamiento de erradicación de H. pylori). Los 30 pacientes fueron divididos en tres grupos: un grupo al que se administraron probióticos (incluyendo Saccharomyces boulardii) durante el tratamiento de erradicación, otro grupo al que se administraron probióticos (incluyendo S. boulardii) durante las dos semanas siguientes al tratamiento y, por último, un grupo que solo recibió el tratamiento de erradicación. La eficacia del tratamiento fue similar en los 3 grupos y se asoció a cambios importantes en la microbiota (intestinal y de la garganta). La administración de suplementos de probióticos se asoció a una disminución de las alteraciones, particularmente en la garganta (diferencia no significativa). La administración simultánea de probióticos y antibióticos produjo una disminución de los efectos secundarios, especialmente la diarrea, en comparación con la administración de antibióticos solos. Tras dos meses, la microbiota intestinal volvió parcialmente a la normalidad, pero la de la garganta aún  presentaba una disbiosis considerable.

Sources :
Wang ZJ et al. Effects of anti-Helicobacter pylori concomitant therapy and probiotic supplementation on the throat and gut microbiota in humans. Microb Pathog. 2017;109:156-161.