Microbiota vaginal y predisposición a la candidiasis

Actu PRO : Microbiote vaginal et prédisposition a la candidose

La composición de lactobacilos de la microbiota vaginal podría influir en el riesgo de desarrollar una candidiasis, dado que las especies que más producen ácido láctico inhiben el crecimiento de las levaduras.

 

La microbiota vaginal es un ecosistema microbiano dinámico y bien caracterizado. Según su composición, se clasifica en cinco grandes grupos: cuatro dominados por una sola especie de lactobacilo (L. crispatus, L. gasseri, L. iners o L. jensenii) y un quinto heterogéneo formado por un mayor número de cepas anaerobias, como Gardnerella vaginalis, Atopobium vaginae y especies del género Prevotella. Este último es signo de vaginosis bacteriana y se asocia a un mayor riesgo de infertilidad y de infecciones de transmisión sexual.

Habida cuenta de los efectos de la microbiota vaginal en la salud íntima de la mujer y sus consecuencias sobre la reproducción, un equipo estadounidense se interesó por la relación entre el perfil bacteriano y la colonización por la levadura del género Candida. Esta levadura, miembro comensal de la microbiota vaginal, también es responsable de la candidiasis vulvovaginal, caracterizada por una respuesta agresiva del huésped ante la proliferación excesiva del hongo oportunista. Se usaron muestras vaginales de 255 mujeres de entre 14 y 45 años, de origen caucásico (53%) o africano (47%), para identificar los lactobacilos dominantes, evaluar la colonización por Candida y cuantificarla.

Variaciones étnicas de la microbiota y…

Resultados de los análisis: el 16% de las mujeres presentaba una candidiasis (90% por C. albicans y cerca del 10% por C. glabrata) y la candiasis era más frecuente cuando la microbiota presentaba un predominio de L. iners en comparación con un predominio de L. crispatus (respectivamente 39% y 20%). Esta diferencia se refleja en el aspecto étnico, puesto que el grupo «L. iners» se asocia con mayor frecuencia a las mujeres de origen africano que de origen caucásico (46,7% frente a 31,9%). Este hallazgo del estudio corrobora los datos publicados en la literatura científica.

… regulación del ácido láctico

Según los investigadores, la correlación entre la especie de lactobacilo y el riesgo de desarrollar una candidiasis se basa en la menor o mayor capacidad de cada cepa para acidificar el medio vaginal. Une serie de ensayos in vitro demostró que L. crispatus produce mayores cantidades de ácido láctico, que a su vez dan lugar a una disminución del pH local a alrededor de 4,0 frente a un pH de 4,6 con L. iners, suficiente para inhibir el crecimiento de C. albicans.

Por lo tanto, la diferenciación de las comunidades bacterianas vaginales permitiría identificar una predisposición a la candidiasis y podría representar una primera etapa hacia el desarrollo de estrategias personalizadas de prevención y tratamiento a través de la modulación de la microbiota.

 

Bibliografia :

A. Brett, B. Tortelli, G. Warren, et al. Associations between the vaginal microbiome and Candida colonization in women of reproductive age. American Journal of Obstetrics and Gynecology (2019), doi: https://doi.org/10.1016/j.ajog.2019.10.008.