La disbiosis intestinal, una causa de diarrea persistente

La diarrea persistente es una causa importante de mortalidad infantil y su origen suscita una gran controversia. La composición de la microbiota intestinal es una hipótesis que permitiría responder a numerosas preguntas sobre esta enfermedad cuya patogenia no es muy clara.

DIARREA PERSISTENTE: ¿ORIGEN INFECCIOSO…

La diarrea persistente es una forma específica de diarrea, que se define como un episodio de duración superior a 14 días (a partir de 30 días, se habla más bien de «diarrea crónica»). Aunque existen datos precisos sobre la mortalidad imputable a la diarrea persistente (54% del total de muertes por diarrea), no se ha dilucidado perfectamente su patogenia: ¿evolución de un episodio agudo o enfermedad en toda regla? Una revisión de la literatura científica20 revela que la mayoría de los investigadores consideran que la diarrea persistente es una enfermedad infecciosa acompañada de colonización intestinal de bacterias patógenas, ya sea a raíz de un episodio agudo o bien de novo. Dicha colonización podría ser acentuada por la malnutrición y otros factores (especialmente la exposición a antibióticos), que podrían provocar disbiosis intestinal.

… O DISBIOSIS MICROBIANA?

Entre las demás hipótesis etiológicas, la teoría de la proliferación bacteriana está adquiriendo protagonismo. Esta teoría nació de la observación de que la presencia de abundantes bacterias comensales, sobre todo Escherichia coli, altera la absorción de lactosa. Si se lograra establecer un vínculo entre la disbiosis intestinal, la concentración de E. coli y la diarrea persistente, se abrirían varios caminos de investigación para comprender mejor la patogenia de la enfermedad. A este respecto, se ha demostrado la eficacia de ciertos probióticos para reducir la duración de la diarrea aguda21 y de la diarrea persistente en niños. 22.

FACTORES DE RIESGO IDENTIFICADOS

Un análisis de las publicaciones científicas permite esbozar un modelo de la patogenia de la enfermedad. Entre las principales categorías de factores de riesgo, una agrupa la edad (edad < 1 año: riesgo multiplicado por 3), la malnutrición (riesgo multiplicado por 2) y un bajo peso al nacer (riesgo multiplicado por 1,8). Una infección en el mes anterior también duplica el riesgo, mientras que la presencia de antecedentes de diarrea persistente lo multiplica por un factor entre 3 y 6. La tercera categoría de factores tiene que ver con los hábitos alimentarios (dieta, alternativa a la leche materna, etc.), que pueden llegar a cuadruplicar el riesgo. Se han identificado asimismo otros factores, por ejemplo la exposición a antibióticos. Las causas potenciales y los factores de riesgo confirmados subrayan la importancia de una estrecha colaboración entre pediatras, gastroenterólogos, nutriólogos y biólogos. La interdisciplinariedad podría facilitar la exploración de los vínculos entre la infección, los hábitos alimentarios y los microorganismos patógenos y comensales.

 

20 Sarker S, Ahmed T, Brüssow H. Persistent diarrhea: a persistent infection with enteropathogens or a gut commensal dysbiosis? Environ Microbiol. 2017 Oct;19(10):3789-3801. doi: 10.1111/1462-2920.13873. Epub 2017 Sep 14
21 Dinleyici EC, Kara A, Ozen M, Vandenplas Y. Saccharomyces boulardii CNCM I-745 in different clinical conditions. Expert Opin Biol Ther. 2014;14:1593-609
22 Basu S, Chatterjee M, Ganguly S, Chandra PK. Effect of Lactobacillus rhamnosus GG in persistent diarrhea in Indian children: a randomized controlled trial. J Clin Gastroenterol. 2007 Sep;41(8):756-60
23 D’après Girardin M, Frossard JL. Place des probiotiques dans le traitement des maladies inflammatoires intestinales. Rev Med Suisse 2012; volume 8. 1674-1678