Lucha contra las bacterias resistentes: la vía de los lantibióticos

La colonización del tracto digestivo por una cepa de Enterococcus faecium resistente a la vancomicina podría reducirse considerablemente mediante la administración de bacterias capaces de sintetizar de forma natural un lantibiótico* eficaz y selectivo.

Fecha de publicación 26 Noviembre 2019
Fecha de actualización 29 Marzo 2022
Photo : Lantibiotics: a new avenue in the fight against resistant bacteria

Acerca de este artículo

Fecha de publicación 26 Noviembre 2019
Fecha de actualización 29 Marzo 2022

 

¿Cómo luchar contra la transmisión de patógenos altamente resistentes a los antibióticos como Enterococcus faecium resistente a la vancomicina (ERV) en los centros sanitarios? Un enfoque prometedor consiste en reforzar la resistencia intestinal a la colonización mediante la administración de bacterias intestinales protectoras. Por ejemplo, en el ratón, el trasplante de bacterias parece restaurar la resistencia a la colonización y reducir la densidad intestinal de ERV. El trasplante utiliza la asociación llamada «CBBPSCSK» de 4 cepas bacterianas, entre ellas Blautia producta (BPSCSK, donde SCSK designa la cepa de Blautia). Sin embargo, faltaba comprender los mecanismos de inhibición implicados, lo cual se ha conseguido en parte gracias a los trabajos de investigadores estadounidenses recientemente publicados en la revista Nature.

Un lantibiótico similar al conservante E234

Según los resultados de los experimentos realizados, BPSCSK conseguiría reducir el crecimiento de ERV mediante la secreción de un lantibiótico, que sería similar a la nisina A producida por Lactococcus lactis y muy utilizada en la industria agroalimentaria como conservante (E234). Similar, pero mucho más eficaz y selectivo.

Más eficaz y selectivo in vivo

Mientras que tanto BPSCSK como L. lactis inhiben el crecimiento de ERV in vitro, las cosas son muy diferentes in vivo: solo BPSCSK se detecta en el colon (donde representa alrededor del 25% de las bacterias presentes 5 días después de la administración de CBBPSCSK), reduce la densidad de ERV e inhibe a los patógenos grampositivos, sin afectar a las demás bacterias comensales intestinales; en cambio, L. lactis no consigue colonizar el tracto digestivo y tiene un espectro de acción más amplio que sacrifica a algunas bacterias beneficiosas.

Un agente probiótico potencial

Los resultados señalan también que los genes que codifican la síntesis del lantibiótico están presentes de manera natural en los microbiomas humanos de individuos sanos y que las especies productoras de lantibióticos inhiben al ERV. Además, en 22 pacientes con un riesgo elevado de infección por ERV (sometidos a un trasplante de células hematopoyéticas), se observa una correlación entre una mayor abundancia de genes que codifican el lantibiótico y una menor densidad de E. faecium. De la misma manera, en ratones axénicos que recibieron un trasplante de preparados fecales procedentes de estos pacientes, existe una correlación entre la resistencia a la colonización por ERV y la abundancia del gen del lantibiótico. Esto apoya la idea de que las bacterias intestinales productoras de lantibióticos reducen la colonización por ERV y representan agentes probióticos potenciales para restablecer la resistencia a este patógeno.

 

*péptido bacteriano de baja masa molecular con actividad bactericida producido por numerosas bacterias grampositivas.

 

Etiquetas