Cáncer de piel: el efecto protector de algunas cepas de Staphylococcus epidermidis

Vignette

Un equipo estadounidense descubrió una molécula antitumoral producida por ciertas cepas de Staphylococcus epidermidis, bacterias comensales de la microbiota cutánea, lo cual permite contemplar nuevos medios de tratamiento o incluso de prevención del cáncer de piel.

 

S. epidermidis forma parte de las especies predominantes de la microbiota cutánea, al igual que otras especies del género Staphylococcus coagulasa-negativo. Estas bacterias comensales combaten las bacterias patógenas, pero también tienen la capacidad de reforzar las defensas inmunitarias cutáneas induciendo la producción de péptidos antimicrobianos por parte de los queratinocitos para destruir patógenos como Staphylococcus aureus (que coloniza con frecuencia las pieles atópicas) o los estreptococos del grupo A (GAS).

Efecto selectivo en las células cancerosas

Al intentar precisar el efecto antimicrobiano de las cepas de estafilococos coagulasa-negativos, un equipo de investigadores estadounidenses descubrió en las muestras de piel humana sana una nueva molécula bactericida contra los GAS: la 6-HAP (6-N-hidroxiaminopurina), una base nitrogenada de estructura similar a la de la adenina. Esta molécula bloquearía la síntesis del ADN alterando el apareamiento A-T (adenina-timina). Otros análogos de bases nitrogenadas, que ya se utilizan, tienen efectos similares, como la 6-mercaptopurina en el tratamiento de la leucemia aguda. De hecho, en este estudio, la 6-HAP fue activa en cultivos celulares murinos de melanoma y linfoma, y esto sin causar daños a cultivos de queratinocitos no cancerosos (NHEK). Esta protección de las células sanas contra la citotoxicidad de la 6-HAP se explicaría en parte por la acción de determinadas enzimas reductoras mitocondriales que intervienen en los procesos de detoxificación celular.

Un marcado efecto antitumoral

Después de comprobar la ausencia de efecto mutágeno in vitro de la 6-HAP y su aparente ausencia de toxicidad sistémica en ratones, el equipo examinó su eficacia antitumoral en modelos murinos de melanoma de crecimiento rápido. Obtuvieron resultados positivos: el tamaño de los tumores se redujo más de un 60 % en comparación a los ratones de control. En ratones predispuestos al cáncer cutáneo inducido por UV, la aplicación tópica de S. epidermidis (con una densidad bacteriana que simulaba la colonización de una piel humana sana) permitió, incluso, reducir significativamente la incidencia y el número de tumores (papilomas escamosos) en comparación con el efecto observado en ratones colonizados por una cepa de S. epidermidis no productora de 6-HAP. Otros experimentos deberán confirmar el efecto protector de las cepas de S. epidermidis productoras de 6-HAP contra diferentes tipos de cáncer de piel y su utilidad potencial en la prevención primaria. No obstante, los investigadores consideran que estos resultados constituyen la primera descripción del efecto protector de una bacteria comensal de la piel contra una proliferación celular anormal, al igual que las bacterias intestinales productoras de ácidos grasos de cadena corta. Añaden que el carácter nocivo de la disbiosis tal vez se deba más a la pérdida de la función protectora de la microbiota que a la adquisición de una comunidad bacteriana alterada.

 

Bibliografia :

Nakatsuji T et al. A commensal strain of Staphylococcus epidermidis protects against skin neoplasia.Sci Adv. 2018 Feb; 4(2): eaao4502.