¿Es la microbiota de la dentadura postiza responsable del mal aliento?

¿Existe una asociación entre el mal aliento y una microbiota oral específica? Los resultados de un estudio israelí, que se apoyó en nuevas técnicas de análisis para explorar con más precisión esta posible relación y en el que participaron personas mayores, podrían ayudar a responder a esta pregunta.

 

Una de cada cuatro personas sufre de mal aliento. Este trastorno, que suele relacionarse con la actividad bacteriana bucal, aumenta con la edad y se está volviendo más común debido a la prolongación de la esperanza de vida. Mientras que las causas de la halitosis –nombre científico del mal aliento– son globalmente bien conocidas (higiene bucodental insuficiente, determinadas enfermedades), aún no se han identificado precisamente las bacterias responsables.

Nuevas herramientas

De hecho, hasta hace muy poco, los científicos no tenían a su alcance herramientas satisfactorias para identificar los microbios que pueden alterar el ecosistema de la cavidad bucal. El desarrollo de nuevas técnicas analíticas ha cambiado por completo la situación abriendo el camino a estudios más precisos. Gracias a estos adelantos, un equipo de investigadores de la clínica dental geriátrica de la Universidad de Tel Aviv llevó a cabo un estudio con un grupo de 26 pacientes portadores de una dentadura postiza móvil completa, con un promedio de edad de 71 años. Sus objetivos eran realizar un análisis cualitativo y cuantitativo del olor de las prótesis y luego investigar una posible relación entre la flora bucal y las dentaduras clasificadas como malolientes.

Efecto «cóctel»

Se consiguió describir precisamente la microbiota oral analizando muestras tomadas de las dentaduras postizas. Los resultados indicaron una mayor diversidad bacteriana en las muestras malolientes (en particular, mayor abundancia de determinadas bacterias bucodentales que se sabe que desprenden olores desagradables durante su descomposición), así como una diferencia importante entre las poblaciones microbianas de los dos grupos. Sin embargo, según la literatura científica, la microbiota bucal consiste en la suma de las subpoblaciones bacterianas presentes en distintas partes de la boca. Así pues, el mal aliento no se debería a una determinada bacteria sino a un «efecto cóctel» de los diferentes grupos de bacterias que colonizan la boca e interactúan entre sí. Los investigadores no exploraron la posible asociación entre dichas bacterias «malolientes» y síntomas clínicos específicos. En cambio, sí confirmaron que una buena higiene dental permite evitar el mal olor de la dentadura postiza.

 

Bibliografia :

Yitzhaki S., Reshef L. ,Gophna U. et al - Microbiome associated with denture malodour – Journal of Breath Research 12 (2018) 027103.