La microbiota intestinal

¿Por qué es tan importante la microbiota intestinal para la salud?
En nuestros intestinos viven trillones1 de bacterias que ejercen efectos fascinantes sobre el cuerpo humano. Tratemos de comprender cómo funciona nuestra microbiota intestinal y por qué debemos cuidar de ella.

Fecha de publicación 24 Agosto 2021
Fecha de actualización 22 Noviembre 2021

Acerca de este artículo

Fecha de publicación 24 Agosto 2021
Fecha de actualización 22 Noviembre 2021

Índice

Índice

¿Qué es exactamente la microbiota humana?

Es probable que haya oído hablar de la “flora intestinal”. Pues bien, su nombre científico es “microbiota intestinal”. Se compone de trillones1 de (sidenote: Microorganismos Organismos vivos que son demasiado pequeños para observarlos a simple vista. Incluyen bacterias, virus, hongos, arqueas, protozoos, etc. y se llaman comúnmente «microbios». What is microbiology? Microbiology Society. ) que viven en nuestros intestinos tales como bacterias, virus, hongos (entre otros, levaduras) e incluso parásitos.

Por cierto, “microbiota” y “microbioma” son dos palabras que a menudo se usan indiferentemente aunque tienen significados ligeramente distintos: mientras que la microbiota se refiere básicamente a los microorganismos individuales y responde a la pregunta “¿quién está allí?”, el microbioma se refiere a su genoma, a “lo que llevan dentro”2 y responde a la pregunta “¿qué hacen?” o “¿cuál es su función?

Cada uno de nosotros tiene una microbiota única, como si fuera una huella digital.1 Al nacer, los microorganismos fecales y vaginales transmitidos por la madre durante el parto vaginal, o los microorganismos del entorno en el caso de un parto por cesárea,3 dan inicio a la colonización de la microbiota intestinal.4 Esta tarda alrededor de tres años en constituirse, diversificarse y estabilizarse.5 Una vez alcanzada la edad adulta,6 su composición se mantiene relativamente estable hasta la vejez, cuando sufre de nuevo una profunda transformación que la empobrece ligeramente.7

¿Por qué desempeña la microbiota intestinal una función tan importante para nuestra salud?

La microbiota intestinal puede considerarse como un órgano funcional del cuerpo humano. Trabaja en estrecha colaboración con los intestinos y tiene cuatro funciones importantes:

Favorece la digestión

ayudando las células intestinales a absorber nutrientes (azúcares, aminoácidos, vitaminas…) o a fermentar una pequeña parte de los alimentos. Estos procesos de fermentación producen gas y numerosos metabolitos tales como ácidos grasos de cadena corta que constituyen un auténtico “combustible” para las células del colon.8

Desempeña una función importante en la maduración del aparato digestivo

 por su intervención activa en la producción de moco gastrointestinal, la irrigación de las células intestinales y la actividad enzimática de la mucosa.9

Funciona como una barrera

contra patógenos y toxinas.10 Además, ciertas bacterias liberan moléculas antimicrobianas contra bacterias (sidenote: Patógeno Un patógeno es un microorganismo que causa, o puede causar, una enfermedad. Pirofski LA, Casadevall A. Q and A: What is a pathogen? A question that begs the point. BMC Biol. 2012 Jan 31;10:6. ) , mientras que otras estimulan la producción de moco, protegiendo las células intestinales de los ataques y evitando efectos nocivos sobre el cuerpo.11

Tiene un papel defensivo

en el desarrollo del sistema inmunitario humano. Las bacterias de la flora intestinal participan en la maduración y la activación de las células del sistema inmunitario intestinal, que nos protege de los ataques de patógenos (bacterias y virus). El intestino es el principal reservorio de células inmunes del cuerpo. A su vez, el sistema inmunitario influye en la composición y diversidad de la microbiota.12

¿Cuáles son las enfermedades asociadas con un desequilibrio de la microbiota intestinal?

¿Qué es una microbiota intestinal desequilibrada?

La composición de la microbiota intestinal se caracteriza por su gran diversidad (número de especies diferentes presentes en un individuo) y su abundancia (cantidad total de microorganismos presentes). Cuando se produce una alteración de la composición, se rompe el equilibrio y surge una (sidenote: Disbiosis La disbiosis no es un fenómeno homogéneo ya que varía en función del estado de salud de cada individuo. Se define generalmente como una alteración de la composición y funcionamiento de la microbiota, provocada por un conjunto de factores ambientales y relacionados con el individuo, que alteran el ecosistema microbiano. Levy M, Kolodziejczyk AA, Thaiss CA, et al. Dysbiosis and the immune system. Nat Rev Immunol. 2017;17(4):219-232. ) 13 que puede asociarse con varias enfermedades por todo el cuerpo. Los estudios científicos todavía no han podido determinar con absoluta certeza si la disbiosis es la causa o la consecuencia de tales enfermedades.

Repasemos algunas enfermedades asociadas con una disbiosis intestinal: diarrea relacionada con antibióticos, cólicos del lactante, gastroenteritis, enfermedades inflamatorias del intestino (síndrome del intestino irritable), etc.:

  • Los cólicos del lactante afectan del 20 al 25% de los bebés de entre 1 y 4 meses de edad.14     

  • La diarrea relacionada con antibióticos se manifiesta en el 5 al 35% de los pacientes que toman antibióticos.15

  • La diarrea del viajero1 es una infección causada por el consumo de agua o alimentos contaminados. Entre un 3% y un 17% de los pacientes afectados pueden padecer el síndrome del intestino irritable (SII) después de la infección.16

  • La gastroenteritis suele ser benigna y de origen viral pero es responsable del fallecimiento de más de 200 000 niños al año en el mundo.17

  • La obesidad es una enfermedad crónica frecuente, grave y costosa que en 2016 afectaba al 13% de la población adulta del mundo (el 11% de los hombres y el 15% de las mujeres).18

  • El SII es uno de los trastornos gastrointestinales funcionales más frecuentes y se caracteriza por dolor abdominal y alteraciones de los hábitos defecatorios del huésped (estreñimiento, diarrea o ambos de manera alternada). Su prevalencia varía considerablemente entre países.19

  • La enfermedad de Crohn es una enfermedad inflamatoria del intestino en la que la inflamación puede afectar a todos los niveles del sistema digestivo, desde la boca hasta el ano. Estudios recientes demostraron que la microbiota intestinal desempeña una función importante en la etiopatogenia de esta enfermedad.20

  • El cáncer de estómago21 y el cáncer colorrectal22 son cánceres gastrointestinales asociados con una disbiosis intestinal.

  • 1Steffen R, Hill DR, DuPont HL. Traveler's diarrhea: a clinical review. JAMA. 2015 Jan 6;313(1):71-80.

Sin embargo, el papel de la microbiota humana no se limita al intestino: estudios recientes revelaron que la microbiota intestinal podría intervenir más allá del tracto gastrointestinal. De hecho, la microbiota intestinal se ha asociado con distintas enfermedades extraintestinales como el acné,23 ciertas alergias,24 la obesidad,25 trastornos de ansiedad,26 trastornos del espectro autista,26 etc. ¡Y esto no es todo! La microbiota intestinal también podría intervenir en trastornos neurodegenerativos como la enfermedad de Alzheimer,27 o la de Parkinson.28 De hecho, existe un sistema de comunicación bidireccional entre el intestino y el cerebro denominado “eje intestino-cerebro”, y la microbiota intestinal podría ejercer una influencia en estas interacciones. Esto explica por qué a veces se dice que el intestino es el segundo cerebro.

¿Cómo podemos cuidar de nuestra microbiota? Podemos ejercer una influencia directa en ella

Ahora conoce el papel central que desempeña la microbiota intestinal en la salud humana. Entonces, ¿cómo podemos cuidar de nuestra propia microbiota? Numerosos estudios científicos se han interesado en la manera de evitar cualquier perturbación de su composición y mantenerla equilibrada lo mejor posible.29 Pero la respuesta es complicada: no basta aportar bacterias o levaduras beneficiosas para rellenar o enriquecer la microbiota existente o reemplazar los microorganismos nocivos. En realidad, la idea consiste en ejercer una influencia en la microbiota para ayudarla a funcionar sin problemas, mejorando así la salud del huésped.30

¿Cómo? Existen distintas formas de ejercer efectos positivos sobre el equilibrio y la diversidad de la microbiota intestinal, y cada una de ellas tiene sus propias características:

Dieta: la diversidad y la calidad de los alimentos que ingerimos contribuyen al equilibrio de nuestra microbiota intestina.31,32 Por otro lado, una dieta desequilibrada puede afectar la composición de nuestra microbiota intestinal y provocar ciertas enfermedades.33 ¡Es muy importante saber qué tipos de alimentos tienen efectos beneficiosos o negativos para mantener nuestro intestino en forma!34

Probióticos: los probióticos son microorganismos vivos que, si se administran en cantidades adecuadas, producen efectos beneficiosos en la salud del huésped.35,36 Aquí encontrará más información sobre su mecanismo de acción en la microbiota para mejorar nuestra salud.

Prebióticos: los prebióticos son fibras alimentarias no digeribles específicas que mejoran la salud. Los microorganismos beneficiosos de la microbiota del huésped los utilizan de manera selectiva.37,38 Dado que algunos alimentos tienen un contenido particularmente elevado de prebióticos, es importante prestar atención a nuestra dieta. Ciertos productos específicos que combinan prebióticos y probióticos se denominan simbióticos.39

Trasplante: al igual que otros órganos, la microbiota intestinal puede trasplantarse a un individuo para tratar de restablecer el equilibrio de su ecosistema microbiano intestinal.32 Por el momento, esta estrategia terapéutica, conocida como trasplante de microbiota fecal (TMF), solo ha sido aprobada para tratar la infección recurrente por Clostridioides difficile32, pero se están realizando investigaciones para evaluar sus efectos en otras afecciones específicas como la enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa, el síndrome del intestino irritable o enfermedades metabólicas.32

Una cosita más para terminar...

Ahora que ha leído todo lo que necesita saber sobre la microbiota intestinal, también debe tener en mente que hay (sidenote: Microorganismos Organismos vivos que son demasiado pequeños para observarlos a simple vista. Incluyen bacterias, virus, hongos, arqueas, protozoos, etc. y se llaman comúnmente «microbios». What is microbiology? Microbiology Society. ) vivos en todas las partes del cuerpo: en la piel,40 las vías urinarias,41 la vagina,42 la boca,43 los oídos,44 los pulmones45 y, al igual que sucede en el intestino, los microorganismos que allí viven desempeñan un papel crucial en el funcionamiento de los respectivos órganos y el mantenimiento de una buena salud.

Toda la información contenida en este artículo procede de fuentes científicas aprobadas. Recuerde que esta información no es exhaustiva.

BMI-21.10
Bibliografia

1 Ley RE, Peterson DA, Gordon JI. Ecological and evolutionary forces shaping microbial diversity in the human intestine. Cell. 2006 Feb 24;124(4):837-48.

2 Ursell LK, Metcalf JL, Parfrey LW, et al. Defining the human microbiome. Nutr Rev. 2012;70 Suppl 1(Suppl 1):S38-S44.

3 Callaway E. C-section babies are missing key microbes [published online ahead of print, 2019 Sep 18]. Nature. 2019;10.1038/d41586-019-02807-x. 

4 Sandall J, Tribe RM, Avery L, et al. Short-term and long-term effects of caesarean section on the health of women and children. Lancet. 2018;392(10155):1349-1357.

5 Bäckhed F, Roswall J, Peng Y, et al. Dynamics and Stabilization of the Human Gut Microbiome during the First Year of Life. Cell Host Microbe. 2015;17(5):690-703.

6 Yatsunenko T, Rey FE, Manary MJ, et al. Human gut microbiome viewed across age and geography. Nature. 2012 May 9;486(7402):222-7.

7 Ragonnaud E, Biragyn A. Gut microbiota as the key controllers of "healthy" aging of elderly people. Immun Ageing. 2021 Jan 5;18(1):2. 

8 Jandhyala SM, Talukdar R, Subramanyam C, et al. Role of the normal gut microbiota. World J Gastroenterol. 2015 Aug 7;21(29):8787-803.

9 Tomas J, Wrzosek L, Bouznad N, B, et al. Primocolonization is associated with colonic epithelial maturation during conventionalization. FASEB J. 2013 Feb;27(2):645-55.

10 Caballero S, Pamer EG. Microbiota-mediated inflammation and antimicrobial defense in the intestine. Annu Rev Immunol. 2015;33:227-56.

11Sokol H. Microbiota and barrier effect. In: Marteau P, Dore J, eds. Gut Microbiota: A Full-Fledged Organ. Paris: John Libby Eurotext; 2017:65-71.

12 Brandtzaeg P. Role of the Intestinal Immune System in Health. In:  Baumgart, Daniel C, eds. Crohn's Disease and Ulcerative Colitis: From Epidemiology and Immunobiology to a Rational Diagnostic and Therapeutic Approach. Springer International Publishing; 2017

13 Levy M, Kolodziejczyk AA, Thaiss CA, et al. Dysbiosis and the immune system. Nat Rev Immunol. 2017;17(4):219-232.

14 Perceval C, Szajewska H, Indrio F, et al. Prophylactic use of probiotics for gastrointestinal disorders in children. Lancet Child Adolesc Health. 2019 Sep;3(9):655-662.

15 McFarland LV. Antibiotic-associated Diarrhea: Epidemiology, Trends and Treatment. Future Microbiol. 2008 Oct;3(5):563-78.

16 Steffen R, Hill DR, DuPont HL. Traveler's diarrhea: a clinical review. JAMA. 2015 Jan 6;313(1):71-80. 

17 Stuempfig ND, Seroy J. Viral Gastroenteritis. In: StatPearls. Treasure Island (FL): StatPearls

18 WHO. Fact sheets on obesity and overweight June 2021

19 Oka P, Parr H, Barberio B, et al. Global prevalence of irritable bowel syndrome according to Rome III or IV criteria: a systematic review and meta-analysis. Lancet Gastroenterol Hepatol. 2020 Oct;5(10):908-917. 

20 Aldars-García L, Marin AC, Chaparro M, et al. The Interplay between Immune System and Microbiota in Inflammatory Bowel Disease: A Narrative Review. Int J Mol Sci. 2021 Mar 17;22(6):3076.

21 Nasr R, Shamseddine A, Mukherji D, et al. The Crosstalk between Microbiome and Immune Response in Gastric Cancer. Int J Mol Sci. 2020 Sep 9;21(18):6586. 

22 Ranjbar M, Salehi R, Haghjooy Javanmard S, et al. The dysbiosis signature of Fusobacterium nucleatum in colorectal cancer-cause or consequences? A systematic review. Cancer Cell Int. 2021;21(1):194. 

23 Dreno B, Dagnelie MA, Khammari A, et al. The Skin Microbiome: A New Actor in Inflammatory Acne. Am J Clin Dermatol. 2020 Sep;21(Suppl 1):18-24.

24 Houghteling PD, Walker WA. From Birth to "Immunohealth," Allergies and Enterocolitis. J Clin Gastroenterol. 2015 Nov-Dec;49 Suppl 1(0 1):S7-S12

25 Ley RE, Turnbaugh PJ, Klein S, et al. Microbial ecology: human gut microbes associated with obesity. Nature. 2006 Dec 21;444(7122):1022-3. 

26 Maiuolo J, Gliozzi M, Musolino V, et al. The Contribution of Gut Microbiota-Brain Axis in the Development of Brain Disorders. Front Neurosci. 2021 Mar 23;15:616883. 

27 Qian XH, Song XX, Liu XL, et al. Inflammatory pathways in Alzheimer's disease mediated by gut microbiota. Ageing Res Rev. 2021 Mar 9;68:101317.

28 Lorente-Picón M, Laguna A. New Avenues for Parkinson's Disease Therapeutics: Disease-Modifying Strategies Based on the Gut Microbiota. Biomolecules. 2021 Mar 15;11(3):433. 

29 ILSI Europe, 2013 Probiotics, Prebiotics and the Gut Microbiota. ILSI Europe Concise Monograph. 2013:1-32.

30 Quigley EMM. Prebiotics and Probiotics in Digestive Health. Clin Gastroenterol Hepatol. 2019;17(2):333-344.

31 Tap J, Furet JP, Bensaada M, et al. Gut microbiota richness promotes its stability upon increased dietary fibre intake in healthy adults. Environ Microbiol. 2015 Dec;17(12):4954-64. 

32 Quigley EMM, Gajula P. Recent advances in modulating the microbiome. F1000Res. 2020;9:F1000 Faculty Rev-46. Published 2020 Jan 27.

33 Zmora N, Suez J, Elinav E. You are what you eat: diet, health and the gut microbiota. Nat Rev Gastroenterol Hepatol. 2019 Jan;16(1):35-56

34 Wilson AS, Koller KR, Ramaboli MC, et al. Diet and the Human Gut Microbiome: An International Review. Dig Dis Sci. 2020;65(3):723-740. 

35 FAO/OMS, Joint Food and Agriculture Organization of the United Nations/ World Health Organization. Working Group. Report on drafting  guidelines for the evaluation of probiotics in food, 2002.

36 Hill C, Guarner F, Reid G, et al. Expert consensus document. The International Scientific Association for Probiotics and Prebiotics consensus statement on the scope and appropriate use of the term probiotic. Nat Rev Gastroenterol Hepatol. 2014;11(8):506-514.

37 Gibson GR, Roberfroid MB. Dietary modulation of the human colonic microbiota: introducing the concept of prebiotics .J Nutr, 1995; 125:1401-12.

38 Gibson GR, Hutkins R, Sanders ME, et al. Expert consensus document: The International Scientific Association for Probiotics and Prebiotics (ISAPP) consensus statement on the definition and scope of prebiotics. Nat Rev Gastroenterol Hepatol. 2017;14(8):491-502.

39 Markowiak P, Śliżewska K. Effects of Probiotics, Prebiotics, and Synbiotics on Human Health. Nutrients. 2017;9(9):1021.

40 Bay L, Barnes CJ, Fritz BG, et al. Universal Dermal Microbiome in Human Skin. mBio. 2020;11(1):e02945-19. 

41 Neugent ML, Hulyalkar NV, Nguyen VH, et al. Advances in Understanding the Human Urinary Microbiome and Its Potential Role in Urinary Tract Infection. mBio. 2020 Apr 28;11(2):e00218-20.

42 Greenbaum S, Greenbaum G, Moran-Gilad J, et al. Ecological dynamics of the vaginal microbiome in relation to health and disease. Am J Obstet Gynecol. 2019 Apr;220(4):324-335.

43 Radaic A, Kapila YL. The oralome and its dysbiosis: New insights into oral microbiome-host interactions. Comput Struct Biotechnol J. 2021 Feb 27;19:1335-1360.

44 Xu Q, Gill S, Xu L, et al. Comparative Analysis of Microbiome in Nasopharynx and Middle Ear in Young Children With Acute Otitis Media. Front Genet. 2019;10:1176.

45 Mathieu E, Escribano-Vazquez U, Descamps D, et al. Paradigms of Lung Microbiota Functions in Health and Disease, Particularly, in Asthma. Front Physiol. 2018 Aug 21;9:1168.

en_view en_sources