La microbiota urinaria

¿Qué es la microbiota urinaria y por qué es tan importante para nuestra salud?

El aparato urinario humano es el hogar de numerosos microorganismos que pueden contribuir a proteger nuestra salud.1 Por lo tanto, la reducción de la diversidad de la flora urinaria puede aumentar el riesgo de enfermedad.2 De hecho, antaño se creía que la orina era estéril pero la investigación científica reciente ha demostrado que no es así.2 Siga leyendo para conocer la evolución de la investigación sobre la microbiota urinaria.

Fecha de publicación 22 Septiembre 2021
Fecha de actualización 27 Octubre 2021

Acerca de este artículo

Fecha de publicación 22 Septiembre 2021
Fecha de actualización 27 Octubre 2021

Índice

Índice

¿Qué es exactamente la microbiota urinaria humana?

Es probable que no haya oído hablar tanto de la microbiota urinaria como de sus homólogas más conocidas, la microbiota intestinal y la microbiota vaginal. Esto no es sorprendente considerando que se trata de un entorno menos rico y diverso3 cuyo funcionamiento todavía requiere más investigación.1

Sin embargo, estudios recientes han mostrado que el aparato urinario alberga una microbiota única.4,5 Los análisis de orina tradicionales basados en métodos de cultivo permitieron identificar (sidenote: Patógeno Un patógeno es un microorganismo que causa, o puede causar, una enfermedad. Pirofski LA, Casadevall A. Q and A: What is a pathogen? A question that begs the point. BMC Biol. 2012 Jan 31;10:6. ) responsables de infecciones urinarias como Escherichia coli.

Advances in detection technologies have led to the discovery of additional bacteria in the urinary microbiota. The genus Lactobacillus is frequently identified, while Gardnerella, Streptococcus, and Corynebacterium also tend to be present, although to a lesser degree.3 In addition, communities of fungi have also been observed.6 

El progreso de las técnicas de detección ha conducido al descubrimiento de bacterias adicionales presentes en la microbiota urinaria. Se identifica frecuentemente el género Lactobacillus, mientras que Gardnerella, Streptococcus y Corynebacterium también tienden a estar presentes, aunque en una menor medida.3 Se han observado asimismo comunidades de hongos.6

Más aún, si bien son escasos los estudios realizados en este campo, la composición de la microbiota urinaria de las mujeres parece ser distinta a la de los hombres,7 lo cual parece lógico habida cuenta de las diferencias anatómicas y hormonales entre los dos géneros. 

¿Por qué desempeña la microbiota urinaria un papel importante en la salud?

Los (sidenote: Microorganismos Organismos vivos que son demasiado pequeños para observarlos a simple vista. Incluyen bacterias, virus, hongos, arqueas, protozoos, etc. y se llaman comúnmente «microbios». What is microbiology? Microbiology Society. ) que conforman la microbiota urinaria pueden contribuir a proteger nuestra salud1. Sin embargo, en determinadas condiciones, también pueden estar implicados en infecciones urinarias.2

Se han descrito varios mecanismos al respecto: por ejemplo, las bacterias de los géneros Lactobacillus y Streptococcus secretan ácido láctico que podría cumplir una función protectora contra los patógenos.8 El ácido láctico baja el pH de la orina (≈ 4,5), creando un microentorno hostil para la mayoría de las bacterias patógenas.

Además, los (sidenote: Lactobacilos Bacterias en forma de bastoncillo, cuya característica principal es que producen ácido láctico. Por eso se habla de «bacterias lácticas».
Estas bacterias no solo están presentes en las microbiotas oral, vaginal e intestinal del ser humano, sino también en las plantas o los animales. Se pueden consumir en productos fermentados, por ejemplo, productos lácteos como algunos quesos y yogures, así como en otros tipos de alimentos fermentados como los pepinillos, el chucrut...
Los lactobacilos también se consumen en los probióticos, y algunas especies son conocidas por sus propiedades beneficiosas.   W. H. Holzapfel et B. J. Wood, The Genera of Lactic Acid Bacteria, 2, Springer-Verlag, 1st ed. 1995 (2012), 411 p. « The genus Lactobacillus par W. P. Hammes, R. F. Vogel Tannock GW. A special fondness for lactobacilli. Appl Environ Microbiol. 2004 Jun;70(6):3189-94. Smith TJ, Rigassio-Radler D, Denmark R, et al. Effect of Lactobacillus rhamnosus LGG® and Bifidobacterium animalis ssp. lactis BB-12® on health-related quality of life in college students affected by upper respiratory infections. Br J Nutr. 2013 Jun;109(11):1999-2007.
)
producen otras sustancias
y metabolitos antibacterianos como el peróxido de hidrógeno que también brindan una protección contra los patógenos.9 De la misma manera que la microbiota intestinal, la microbiota urinaria actúa como una barrera que impide la invasión de patógenos.1 

¿Cuáles son las enfermedades asociadas con un desequilibrio de la microbiota urinaria?

Como sucede con todas las microbiotas (intestinal, pulmonar, etc.), si se rompe el equilibrio de la composición de la microbiota urinaria, se produce una “ (sidenote: Disbiosis La disbiosis no es un fenómeno homogéneo ya que varía en función del estado de salud de cada individuo. Se define generalmente como una alteración de la composición y funcionamiento de la microbiota, provocada por un conjunto de factores ambientales y relacionados con el individuo, que alteran el ecosistema microbiano. Levy M, Kolodziejczyk AA, Thaiss CA, et al. Dysbiosis and the immune system. Nat Rev Immunol. 2017;17(4):219-232. ) .9 Estudios que compararon la microbiota urinaria de sujetos sanos con la de pacientes con distintas enfermedades urinarias han permitido identificar un vínculo entre dichas enfermedades y la composición de la microbiota urinaria.

De hecho, los estudios publicados hasta la fecha han demostrado que la microbiota urinaria desempeña sin lugar a dudas un papel en las infecciones urinarias.8,10 Por ejemplo, una menor diversidad de la microbiota urinaria puede aumentar el riesgo de contraer infecciones urinarias.11

Además, ciertos trastornos como la incontinencia urinaria,12 la cistitis intersticial13 y las infecciones de transmisión sexual (ITS)14 también se han asociado con alteraciones de la microbiota urinaria.

¿Cómo podemos cuidar de nuestra microbiota urinaria y tener una influencia directa en ella?

  • Dieta: es bien sabido que algunos factores dietéticos pueden influir en el riesgo de contraer infecciones urinarias. Ciertos alimentos y productos dietéticos (como el jugo de arándano rojo o productos lácteos fermentados que contienen probióticos) pueden contribuir a reducir el riesgo de infección recurrente gracias a la regulación de la microbiota.8
  • Probióticos: distintos probióticos orales y vaginales han logrado reducir las tasas de recurrencia de infecciones urinarias.15
  • Agua: si bien es importante beber mucha agua, los investigadores aún no han podido confirmar que esto permite curar infecciones urinarias.1

Toda la información contenida en este artículo procede de fuentes científicas autorizadas. Recuerde que esta información no es exhaustiva. Aquí puede consultar la lista de estudios de donde se ha extraído toda la información.

Referencias

Whiteside SA, Razvi H, Dave S, et al. The microbiome of the urinary tract--a role beyond infection. Nat Rev Urol. 2015 Feb;12(2):81-90.

2 Morand A, Cornu F, Dufour JC, et al. Human Bacterial Repertoire of the Urinary Tract: a Potential Paradigm Shift. J Clin Microbiol. 2019 Feb 27;57(3). 

Brubaker L, Wolfe AJ. The female urinary microbiota, urinary health and common urinary disorders. Ann Transl Med. 2017 Jan;5(2):34.

4 Hilt EE, McKinley K, Pearce MM, et al. Urine is not sterile: use of enhanced urine culture techniques to detect resident bacterial flora in the adult female bladder. J Clin Microbiol. 2014 Mar;52(3):871-6.

Pearce MM, Hilt EE, Rosenfeld AB, et al. The female urinary microbiome: a comparison of women with and without urgency urinary incontinence. mBio. 2014 Jul 8;5(4):e01283-14.

6 Ackerman AL, Underhill DM. The mycobiome of the human urinary tract: potential roles for fungi in urology. Ann Transl Med. 2017 Jan;5(2):31. 

Lewis DA, Brown R, Williams J, et al. The human urinary microbiome; bacterial DNA in voided urine of asymptomatic adults. Front Cell Infect Microbiol. 2013 Aug 15;3:41.

8 Aragón IM, Herrera-Imbroda B, Queipo-Ortuño MI, et al. The Urinary Tract Microbiome in Health and Disease. Eur Urol Focus. 2018 Jan;4(1):128-138. 

9 Levy M, Kolodziejczyk AA, Thaiss CA, et al. Dysbiosis and the immune system. Nat Rev Immunol. 2017;17(4):219-232

10 Antunes-Lopes T, Vale L, Coelho AM, et al. The Role of Urinary Microbiota in Lower Urinary Tract Dysfunction: A Systematic Review. Eur Urol Focus. 2020 Mar 15;6(2):361-369. 

11 Horwitz D, McCue T, Mapes AC, et al. Decreased microbiota diversity associated with urinary tract infection in a trial of bacterial interference. J Infect. 2015 Sep;71(3):358-367.

12 Pearce MM, Hilt EE, Rosenfeld AB, et al. The female urinary microbiome: a comparison of women with and without urgency urinary incontinence. mBio. 2014 Jul 8;5(4):e01283-14.

13 Siddiqui H, Lagesen K, Nederbragt AJ, et al. Alterations of microbiota in urine from women with interstitial cystitis. BMC Microbiol. 2012 Sep 13;12:205.

14 Nelson DE, Van Der Pol B, Dong Q, et al. Characteristic male urine microbiomes associate with asymptomatic sexually transmitted infection. PLoS One. 2010 Nov 24;5(11):e14116.

15 Stapleton AE, Au-Yeung M, Hooton TM, et al. Randomized, placebo-controlled phase 2 trial of a Lactobacillus crispatus probiotic given intravaginally for prevention of recurrent urinary tract infection. Clin Infect Dis. 2011 May;52(10):1212-7.

BMI-21.12

en_view en_sources