¡A no exagerar con la limpieza! ¡El polvo puede proteger contra el asma!

.Perseguir el polvo para prevenir el asma infantil sería inútil, incluso contraproducente: la microbiota de ciertos alérgenos funcionaría como agente protector.

La primera enfermedad crónica de los niños, el asma, está relacionada con la exposición temprana a factores de riesgo ambientales o psicosociales. Sin embargo, es necesario definir su naturaleza exacta antes de considerar mejores formas de prevención.

El examen en 442 niños de 7 años permitió identificar las causas de su asma: el tabaquismo  durante el embarazo, el estrés y la depresión maternos en los primeros 3 años de vida, así  como los resfriados a repetición. También se señaló la sensibilidad, a partir de los 2-3 años, a un alérgeno en el aire y a  antecedentes maternos de asma infantil.

Por otro lado, el polvo no ha aparecido sistemáticamente como factor de riesgo, sino al contrario. Los niños que habían vivido sus primeros 3 años de vida en un ambiente rico en alérgenos por la presencia de gatos, ratones y cucarachas, eran menos vulnerables que los otros. Un análisis detallado de la composición microbiana del polvo permitió identificar las bacterias que se asocian a un mayor riesgo de asma (Staphylococcus, Haemophilus, Corynebacterium y Sphingomonas) y las que se asocian con un menor riesgo (Kocuria, Alloiococcus, Bifidobacterium y Acinetobacter).

Los autores concluyen que no es necesario limpiar el polvo por todos los rincones para prevenir el desarrollo de asma en un niño y, en cambio, recomiendan implementar medidas que reduzcan el tabaquismo, el estrés y la depresión maternos durante el embarazo.

Bibliografia :

O'Connor GT et al. Early-life home environment and risk of asthma among inner-city children. J Allergy Clin Immunol. 2017 Sep 12. pii: S0091-6749(17)31204-6.