Hiperactividad vesical: papel de la microbiota urinaria

Vignette

Ciertas anomalías de la microbiota urinaria podrían inducir o favorecer la hiperactividad vesical.

 

Un equipo inglés mostró claramente diferencias de composición de la microbiota vesical entre mujeres con hiperactividad vesical y mujeres sanas. Para comparar estas microbiotas, los investigadores tomaron muestras de orina y analizaron las bacterias de 60 mujeres consultaron a un médico por este motivo y de 35 controles. Obtuvieron una gran variedad de géneros bacterianos, hasta 95 diferentes, aunque cada mujer solo albergaba, de media, unos cinco distintos. Los más frecuentes eran Staphylococcus, Streptococcus, Corynebacterium y Lactobacillus. Sobre todo, los autores observaron grandes diferencias entre ambos grupos. Las mujeres con hiperactividad vesical albergaban menos Lactobacillus que los controles (un 20 % frente a un 43 %). Por el contrario, Proteus se encontró con más frecuencia (un 23 % frente a un 3 %). ¿Existe una correlación entre los perfiles bacterianos de la vejiga, el tipo de síntomas y el curso de la enfermedad? Estos estudios podrían permitir el desarrollo de herramientas terapéuticas basadas en la modificación de la microbiota.

 

Bibliografia :
Curtiss N et al. A case controlled study examining the bladder microbiome in women with Overactive Bladder (OAB) and healthy controls. European Journal of Obstetrics & Gynecology and Reproductive Biology 214 (2017) 31–35