Lesión medular y trastornos colorrectales: el efecto de la microbiota intestinal

Vignette

Según un estudio chino, los trastornos digestivos que sufren las personas con lesiones crónicas de médula espinal debidas a un traumatismo podrían estar vinculados con alteraciones de la microbiota intestinal y presentar una correlación con biomarcadores séricos.

 

Los trastornos colorrectales resultantes de lesiones crónicas de la médula espinal tienen graves consecuencias en la calidad de vida de numerosos pacientes parapléjicos y tetrapléjicos. Las alteraciones del sistema nervioso autónomo pueden ocasionar trastornos digestivos (malestar, distensión abdominal, flatulencia), combinar estreñimiento crónico con incontinencia fecal y necesitar el uso de medicamentos o técnicas laxantes con o sin asistencia. Tanto es así que, en algunos pacientes, el deseo de mejorar esta disfunción neurológica supera al deseo de solucionar la incontinencia urinaria o la disfunción sexual, e incluso la pérdida de la deambulación.

Perfiles bacterianos relacionados con la discapacidad

Un equipo de investigación chino analizó las heces de 43 hombres con lesiones medulares traumáticas crónicas (23 parapléjicos y 20 tetrapléjicos) y de 23 hombres sin lesión. La microbiota intestinal de los participantes discapacitados era diferente de la de los controles, siendo menos diversa y más abundante, especialmente en Bacteroides, Blautia, Lachnoclostridium y Escherichia-Shigella. Por otra parte, los perfiles bacterianos presentaban variaciones entre los parapléjicos –en los cuales eran ricos en Acidaminococcaceae, Blautia, Porphyromonadaceae, y Lachnoclostridium– y los tetrapléjicos, en los cuales abundaban Bacteroidaceae y Bacteroides con respecto a los controles. La disminución de la proporción de Alistipes parece también estar relacionada con una prolongación del tiempo de defecación en pacientes tetrapléjicos.

Efectos en la glucemia y los lípidos sanguíneos

Con el fin de complementar sus observaciones, los investigadores estudiaron la correlación entre la variación de las poblaciones bacterianas y algunos factores ambientales como la edad, el IMC y diferentes marcadores séricos (proteína C reactiva, glucosa, enzimas hepáticas, lípidos sanguíneos, uremia y ácido úrico, creatinina, etc.). Las bacterias pertenecientes al género Bacteroides, presentes en mayor proporción en los pacientes tetrapléjicos, estaban relacionadas con bajas concentraciones de HDL, probablemente debido a la falta de actividad física. Por el contrario, bacterias pertenecientes al género Dialister, más abundantes en sujetos sanos, guardaban una correlación negativa con los lípidos sanguíneos (LDL, TG y colesterol total). La presencia de concentraciones sanguíneas elevadas de estos factores podría ser un signo de agravamiento de los trastornos colorrectales. En cuanto al género Megamonas, aparece relacionado con una glucemia menos elevada y también con una prolongación del tiempo de defecación y de la distensión abdominal, probablemente debido a la fermentación de glúcidos no digeridos pero sí fermentados por estas mismas bacterias en el colon. Una baja proporción de Prevotella también se asoció con una glucemia más baja (efecto beneficioso), aunque otros estudios informan de la existencia de efectos proinflamatorios. Estos trabajos deberán ser complementados con otras herramientas analíticas (análisis más preciso de las comunidades bacterianas, medición de los niveles de serotonina…), la inclusión de mujeres en las cohortes y el estudio de los efectos de la inmovilidad, vector potencial de disbiosis.

 

Bibliografia :

Zhang C et al. Gut microbiota dysbiosis in male patients with chronic traumatic complete spinal cord injury. J Transl Med. 2018 Dec 13;16(1):353