Trasplante fecal

El trasplante fecal consiste en trasplantar una microbiota sana por vía natural en un paciente para restaurar su ecosistema microbiano.

El trasplante fecal es una intervención conocida y practicada desde hace tiempo; los primeros informes de su utilización se remontan al siglo IV en China. Sin embargo, no fue sino hasta recientemente que un estudio ha validado por completo su práctica en las infecciones por Clostridium difficile, una patología para la cual las autoridades sanitarias (en Europa1 y en Estados Unidos2) recomiendan el transplante fecal. 
Esta práctica se lleva a cabo a partir de una suspensión de heces líquidas frescas o congeladas extraídas de un donante sano que se introduce en el tracto digestivo del paciente enfermo, principalmente por vía rectal por medio de un enema o por vía oral a través de una sonda nasoduodenal (se ha estudiado su administración en forma de cápsula, más práctica3).

Eficacia e indicaciones

El trasplante fecal es eficaz en el 80-90 % de los casos para el tratamiento de infecciones por Clostridium difficile (la eficacia, en este caso, se define como la ausencia de recaída en 10 semanas). De este modo, produce mejores resultados que los antibióticos4. Aunque hoy en día los mecanismos exactos de esta terapia no se han logrado entender por completo, parece que la microbiota sana trasplantada compite ecológicamente con Clostridium difficile por los nutrientes. Se está estudiando su utilidad en otras enfermedades: se han notificado casos de pacientes con enfermedades inflamatorias del intestino (EII) que recibieron este tipo de terapia5, así como de pacientes con síndrome del intestino irritable6 u obesidad7. A pesar de todo, la técnica es aún demasiado nueva como para disponer de la retrospectiva necesaria sobre sus posibles efectos secundarios y su eficacia a largo plazo.

Infographie_pelouse_microbiote_ES


 

Bibliografía

1. Debast SB et al. European Society of Clinical Microbiology and Infectious Diseases: update of the treatment guidance document for Clostridium difficile infection. Clin Microbiol Infect. 2014 ; 20 (Suppl 2) : 1-26. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24118601

2. Surawicz et al. Guidelines for diagnosis, treatment, and prevention of Clostridium difficile infections. Am J Gastroenterol 2013 ; 108 : 478-98 ; quiz 499. Guidelines for diagnosis, treatment, and prevention of Clostridium difficile infections. Am J Gastroenterol 2013 ; 108 : 478-98 ; quiz 499 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23439232 

3.  Youngster I. et al. Oral, Capsulized, Frozen Fecal Microbiota Transplantation for Relapsing Clostridium difficile Infection. JAMA 2014 ; 312(17) : 1772-1778. http://jamanetwork.com/journals/jama/fullarticle/1916296

4. Van Nood E. et al. Duodenal infusion of donor feces for recurrent Clostridium difficile. N Engl J Med 2013 ; 368 : 407-15. http://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMoa1205037

5. Colamn RJ et al. Fecal microbiota transplantation as therapy for inflammatory bowel disease: a systematic review and meta-analysis. J Crohns Colitis 2014 ; 8 : 1569-81. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25223604

6. Noortje G Rossen  et al. Fecal microbiota transplantation as novel therapy in gastroenterology: A systematic review. World J Gastroenterol. 2015 ; 21(17) : 5359–5371. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4419078/

7. Vrieze A. et al. Transfer of intestinal microbiota from lean donors increases insulin sensitivity in individuals with metabolic syndrome. Gastroenterology 2012 ; 143 : 913-6. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22728514

Referencias adicionales

La transplantation de microbiote fécale et son encadrement dans les essais cliniques – Mars 2014 – ANSM. http://ansm.sante.fr/var/ansm_site/storage/original/application/5e5e01018303790194275ded0e02353c.pdf

Newsletter

Para recibir el Newsletter, por favor introduzca el email que utilizó para registrarse

Resumen del BMI

Biocodex Microbiota Institute, referencia internacional sobre la microbiota

Voir

Elija el idioma en el que desea recibir el boletín