¡En japón comparten la microbiota durante el baño!

El baño en familia es una tradición cultural muy singular, firmemente arraigada en el país del sol naciente,  que favorecería los intercambios bacterianos entre los miembros del hogar y participaría en la formación de una “microbiota familiar” con muchos aspectos en común.

 

La alimentación, el contacto con los microbios maternos (vaginales, cutáneos…) durante el parto y los primeros instantes de vida: todos estos factores ambientales desempeñan un papel fundamental en la formación de la microbiota intestinal a partir del nacimiento y posteriormente en su composición a lo largo de toda la vida. Y algunos de ellos pueden llegar a sorprendernos.

¡En Japón toman el baño en familia!

Uno de ellos supone compartir bacterias en el seno familiar: cada casa alberga su propio ecosistema bacteriano, formado principalmente por las personas que viven allí. ¡Y el campeón es Japón! Allí tomar un baño en familia es una costumbre que no está exclusivamente relacionada con la higiene: ante todo se trata de un ritual de relajación que sirve para reforzar los vínculos entre las diferentes generaciones. Según la tradición, padres e hijos se bañan al mismo tiempo o unos después de otros tras haberse enjabonado y enjuagado. Al principio, los participantes entran limpios, casi libres de bacterias; el agua va albergando poco a poco, parte de sus bacterias intestinales, particularmente bifidobacterias, más abundantes en los japoneses.

Intercambio de bacterias

Algunas bacterias no resisten al calor del agua ni a una inmersión prolongada de una hora o más. Aun así, los resultados de los análisis llevados a cabo en 5 hogares japoneses (21 personas en total) revelaron que un 10% de los microorganismos identificados en el agua de la bañera coincidían con aquellos presentes en la microbiota intestinal de los participantes. Una observación adicional es que la composición de la microbiota intestinal de los miembros de una familia es más homogénea si toman el baño juntos. Los investigadores concluyen que, como sucede con la transmisión de bacterias madre-hijo, el agua del baño común es un vector ambiental y bidireccional de colonización de la flora intestinal.

 

Bibliografia :

Odamaki T, Bottacini F, Mitsuyama E et al. Impact of a bathing tradition on shared gut microbe among Japanese families. Nature. Scientific Reports (2019) 9:4380 | https://doi.org/10.1038/s41598-019-40938-3