Haber nacido en una granja podría prevenir la alergia de contacto

Haber nacido y haberse criado en una granja protege de las alergias, pero los mecanismos inmunitarios subyacentes siguen siendo poco conocidos. Para aclarar este asunto, un grupo de investigadores suizos comparó grupos de ratones (unos nacidos y criados en una granja, otros en laboratorio, y otros nacidos en laboratorio y transferidos a la granja) y aplicaron sustancias alergénicas sobre su piel. Posteriormente, estudiaron las modificaciones inmunológicas implicadas en la prevención alérgica, así como sus microbiotas intestinales.

Como se esperaba, los ratones nacidos en la granja tenían menos tendencia a desarrollar una alergia de contacto que los que habían crecido en el laboratorio. En los casos de transferencia a la granja, el riesgo era aún menor ya que el cambio de ambiente se había producido temprano en su vida. El sistema inmunitario de los ratones de granja se activó antes de tiempo, segregando más IL22, una molécula que atenúa la respuesta alérgica. Por otra parte, su microbiota se enriqueció con los años, conteniendo más bacterias para las propiedades inmunomoduladoras. Los autores consideran que los resultados obtenidos confirman que la granja constituye un entorno protector frente las alergias de contacto.

Bibliografia
C. P. Frossard et al. The farming environment protects mice from allergen-induced skin contact hypersensitivity. Clinical & Experimental Allergy, 47, 805-814. http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/cea.12905/epdf