La dieta occidental favorece la aparición de granos

Según un estudio chino, la dieta occidental, con su exceso de grasas y productos lácteos, podría favorecer el desarrollo de acné al desorganizar la microbiota intestinal.

 

El acné vulgar es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que afecta a entre el 80% y el 90% de los adolescentes. Si bien ciertas predisposiciones genéticas pueden desempeñar un papel importante en su aparición, se suele culpar a la dieta, sobre todo la de tipo occidental (rica en productos lácteos, chocolate, azúcares refinados y grasas saturadas), ya que podría producir desequilibrios en la microbiota intestinal y elevar las concentraciones de lípidos tóxicos, contribuyendo así a la inflamación. Sin embargo, no existe por el momento ninguna prueba directa de la implicación del desequilibrio de la flora en el desarrollo del acné.

Diferencias de composición de la microbiota intestinal

Para estudiar esta posible implicación, un equipo de investigadores chinos comparó la microbiota fecal de 43 estudiantes que llevaban en promedio tres años con acné más o menos severo, con la de otros 43 estudiantes no afectados. Observaron una disminución significativa de la diversidad bacteriana en los pacientes con acné, sin que se detectara relación alguna con la severidad de las lesiones. La diferencia más importante residía en que las Bacteroidetes eran mucho más abundantes que las Firmicutes en los sujetos con acné. Además, cuatro géneros bacterianos potencialmente beneficiosos eran mucho menos abundantes en la flora intestinal de los adolescentes con acné.  Este desequilibrio entre las familias bacterianas es característico de la dieta occidental y ya se ha observado en otras afecciones inflamatorias, en particular en la psoriasis y enfermedades inflamatorias intestinales (EII) crónicas como la enfermedad de Crohn.

Dieta equilibrada y probióticos

Según los autores, la presencia temprana de microcomedones (diminutas espinillas provocadas por un exceso de sebo) y de lesiones inflamatorias en pacientes con acné ilustraría el papel que desempeña la microbiota intestinal en el sistema inmunitario y la respuesta inflamatoria, sugiriendo que la disbiosis provocada por la dieta occidental puede producir acné. Sin embargo, queda por dilucidar el mecanismo exacto, así como la relación entre las bacterias y el desarrollo de la enfermedad. Una dieta con un menor contenido de grasas y productos lácteos, combinada con probióticos, podría representar una estrategia eficaz para la prevención y el tratamiento de este tipo de acné.

 

Bibliografia :

Deng et al. Patients with Acne Vulgaris Have a Distinct Gut Mucrobiota in Comparison with Healthy Controls. Acta Dermato-Venereologica (2018) doi: 10.2340/00015555-2968