Nuevos conocimientos sobre la relación entre la contaminación atmosférica, el sobrepeso y la microbiota

Mientras que varios estudios recientes parecen indicar que la exposición creciente a la contaminación atmosférica generada por el tráfico vial desempeña un papel importante en la diabetes de tipo 2, un equipo de investigadores estadounidenses demostró que tenía efectos nocivos en la microbiota intestinal de adolescentes con sobrepeso -o incluso obesos- y, por consiguiente, en el funcionamiento metabólico.

 

La mala alimentación, el sedentarismo y el bajo nivel socioeconómico son los factores de riesgo generalmente asociados con la diabetes de tipo 2. Sin embargo, la exposición a la contaminación vial pronto podría sumarse a estos tres factores. El equipo de investigación se interesó en la contaminación ambiental, evaluando su potencial de aumento del riesgo de desarrollar esta enfermedad crónica. Para ello, los investigadores intentaron determinar si los contaminantes atmosféricos llegaban al intestino y a la sangre, y si modificaban la composición y/o la función de la microbiota intestinal puesto que estos parámetros suelen estar alterados en las personas obesas o con diabetes de tipo 2.

Efectos en la microbiota intestinal

Primero, los autores determinaron si existía alguna correlación entre la exposición de los 43 participantes a los contaminantes ambientales y la composición de su microbiota intestinal. Luego estudiaron la relación entre ciertas bacterias específicas y los factores de riesgo de diabetes de tipo 2 (glucemia e insulina en ayunas, insulinorresistencia, etc.). Mediante un análisis de la flora intestinal de los adolescentes, los autores mostraron una correlación entre el aumento de la exposición a la contaminación atmosférica y el mismo desequilibrio de la microbiota (disbiosis) que el que se asocia con obesidad, trastornos metabólicos, inflamación intestinal y diabetes de tipo 2. Por otro lado, el estudio reveló que la relación entre la exposición a la contaminación vial y la glucemia en ayunas podría explicarse, al menos en parte, por la proporción de tales bacterias en la microbiota, independientemente del índice de masa corporal (IMC) de los adolescentes.

Efectos negativos en la salud

Aunque se requiere profundizar en el tema, este estudio confirma formalmente que en el ser humano, la exposición ambiental modifica las proporciones de determinadas bacterias intestinales. Demuestra asimismo que los efectos de la contaminación atmosférica en el ecosistema bacteriano intestinal pueden alterar el funcionamiento metabólico: trastorno del sistema inmunitario, contribución a la obesidad, insulinorresistencia y aparición de enfermedades inflamatorias intestinales crónicas (EIIC) como la enfermedad de Crohn.

 

Bibliografia :

Alderete T., Jones R., Chen Z. et al., Exposure to traffic-related air pollution and the composition of the gut microbiota in overweight and obese adolescents. Environmental Research 161 (2018) 472–478