¡Atletas, no olviden proteger su flora bucal!

Caries y gingivitis cada vez más frecuentes, placa bacteriana y enfermedades dentales crónicas… ¿Es posible que la boca de los deportistas de alto nivel sea más vulnerable? Así parece confirmarlo el estudio que llevó a cabo un equipo francés sobre la microbiota bucal en jugadores de rugby profesionales.

 

Tras una serie de observaciones realizadas durante los Juegos Olímpicos de Londres en 2012, se concluyó que suele ser deficiente la salud bucal de los atletas (tanto hombres como mujeres). Según apuntan los investigadores, en los jugadores de rugby las causas de este fenómeno son el uso del protector dental, la alimentación y la higiene bucodental, así como el impacto en el organismo de una actividad física intensa y de los repetidos traumatismos faciales propios de un deporte de contacto. Todos estos factores podrían afectar a las 450 especies bacterianas que alberga la boca de un adulto.

Microorganismos “maltratados”

Los 24 jugadores profesionales de rugby fueron sometidos a la toma de muestras bacterianas durante 4 meses (dientes, encías, saliva) observándose que presentaban un desequilibrio de su flora bucal (disbiosis), es decir, una reducción de la diversidad bacteriana oral y una composición bacteriana diferente a la de la población general. Como ocurre en otros deportistas, las causas son múltiples: alteración de la saliva (flujo y acidez), frecuencia de la ingesta de alimentos, consumo de bebidas energéticas y sobre todo aportes elevados de azúcar, cuya asimilación repercute, entre otros, en la flora bucal. Todo esto, unido a una higiene bucodental deficiente, empobrece la población microbiana y favorece la colonización de la boca por Streptococcus, un grupo bacteriano que incluye las principales especies responsables de la aparición de caries.

Las defensas inmunitarias “por los suelos”

Esto no es todo: el ejercicio físico de alta intensidad y repetido debilita la salud cardiovascular y ejerce efectos negativos en las células inmunitarias protectoras, favoreciendo la activación y el mantenimiento del proceso inflamatorio. Los científicos insisten en que “son factores que exigen la implementación de un seguimiento dental de prevención más riguroso en los atletas”. Además, concluyen que “el análisis de saliva, método diagnóstico no invasivo, es un buen indicador de salud bucal en los deportistas de élite ; la modulación del pH de la saliva mediante la administración de prebióticos o probióticos podría ser convertirse en un componente importante de futuras estrategias”.

 

Bibliografia :

Minty M et al.  Oral health and microbiota status in professional rugby players: A case-control study. J Dent. 2018 Oct 4