El glifosato altera la flora intestinal de las abejas

Un estudio estadounidense demuestra que el herbicida más utilizado del mundo podría modificar la microbiota* intestinal de las abejas pecoreadoras. Esta alteración las haría más vulnerables a las infecciones oportunistas y aumentaría su riesgo de muerte.

 

Los fabricantes de glifosato aseguran que su producto es inocuo para la salud humana y también para la de los animales, ya que su acción queda limitada a una proteína que se encuentra únicamente presente en plantas y microorganismos. Sin embargo, no deja de alargarse la lista de sus efectos tóxicos en la fauna y en la flora. Un equipo de investigadores de la Universidad de Texas refiere que la flora intestinal de las abejas pecoreadoras es sensible al glifosato, lo cual podría explicar, en parte, el declive de estos preciados insectos polinizadores.

Abejas más vulnerables a las infecciones

Un grupo de biólogos estudió cientos de abejas obreras pertenecientes a la misma colmena. Dos grupos fueron expuestos a diferentes dosis de glifosato simulando la exposición ambiental, mientras que un tercer grupo recibió agua azucarada. Tan sólo 3 días después del experimento, independientemente de la estación del año, las principales especies bacterianas disminuyeron en todas las abejas que habían estado en contacto con el producto y sorprendentemente, disminuyeron aún más en aquellas abejas que habían sido expuestas a las dosis más bajas. Ahora bien, las bacterias intestinales contribuyen al crecimiento de las abejas y las protegen de los patógenos, los cuales atacan y matan especialmente a las pecoreadoras, cuya microbiota se encuentra alterada por el herbicida.

Asesinato masivo

Cuando se procedió a recapturar a las abejas con el fin de estudiar su microbiota, los investigadores sólo encontraron un 20% de abejas vivas en el grupo que había sido expuesto a la dosis más alta. Esto les hizo suponer que sólo unas pocas volvieron a la colmena, bien porque se desorientaron por acción del pesticida o bien porque murieron rápidamente tras la exposición a éste, probablemente al ser infectadas por una bacteria patógena. Como remarcan otros estudios, las abejas que vuelven a su colmena podrían llevar consigo residuos de herbicida, exponiendo a su vez a sus congéneres. El presente estudio parece confirmar esta hipótesis: toda la colmena queda expuesta a los efectos del herbicida, incluidas las abejas más jóvenes cuya microbiota aún está en formación.

 

* Conjunto de microorganismos no patógenos (bacterias, virus, hongos, parásitos) que constituyen nuestra microbiota intestinal y que residen en el intestino.

 

Bibliografia :

Motta, Erick V. S, Raymann, Kasie, Moran, Nancy A. Glyphosate perturbs the gut microbiota of honey bees. Proceedings of the National Academy of Sciences, Oct 2018.