¿Podría la microbiota nasal desempeñar un papel determinante en las infecciones respiratorias agudas infantiles?

¿A qué se debe que algunos niños sean más susceptibles que otros a sufrir infecciones respiratorias agudas en general, e infecciones de las vías respiratorias inferiores (tráquea, bronquios, pulmones) en particular? Los autores de un estudio publicado en el British Medical Journal atribuyen este fenómeno a la microbiota nasal, cuya composición podría determinar la frecuencia y severidad de estas enfermedades.

 

Las infecciones respiratorias agudas, ya sea un simple resfriado o una enfermedad más grave, son muy frecuentes durante los primeros años de vida. Las que afectan a las vías inferiores (sobre todo neumonías y bronquiolitis) constituyen la principal causa de hospitalización antes de los 5 años. Pero mientras algunos niños empalman una infección tras otra (de 5 a 7 infecciones al año) o sufren formas severas, otros consiguen escapar de los microbios. Es cierto que los factores de riesgo conocidos (prematuridad, guarderías, edad) explican en parte esta diferencia de sensibilidad, pero no del todo. Entonces, ¿cuál es el papel de la microbiota nasal?

Cinco perfiles de microbiota

Un equipo de investigadores finlandeses analizó los datos de un estudio a gran escala realizado en 839 lactantes sanos desde su nacimiento hasta los 2 años de edad. Las muestras de la microbiota nasal tomadas en los niños a los 2 meses de edad permitieron distinguir 5 perfiles según el grupo bacteriano dominante: Moraxella (30,4%), Streptococcus (22,4%), Dolosigranulum (22,4%), Staphylococcus (17,9%) y Corynebacteriaceae (6,9%). Los investigadores observaron, además, que la frecuencia de infecciones respiratorias agudas variaba en función del perfil de la microbiota.

A mayor presencia de Moraxella, mayor número de infecciones

La microbiota dominada por Moraxella, menos rica y diversa que las otras, se asoció con un mayor número de infecciones respiratorias agudas, especialmente aquellas que afectan a las vías respiratorias inferiores y con sintomatología prolongada. Los niños afectados compartían también otras características: mayor frecuencia de hermanos y hermanas y mayor propensión a presentar síntomas respiratorios leves desde los 2 meses. Este alto riesgo de infección se observó también en niños cuya microbiota estaba dominada por Staphylococcus; por el contrario, los niños con un perfil predominante de Corynebacteriaceae enfermaban con menor frecuencia.

Identificar a niños de riesgo

A pesar de ciertas limitaciones (que reconocen sus autores), este estudio establece una relación entre la microbiota nasal y la frecuencia / severidad de las infecciones respiratorias agudas. Serán necesarios otros estudios para determinar las complejas interacciones entre este ecosistema, la inmunidad y las enfermedades respiratorias, y para poder identificar a los niños de alto riesgo.

 

Bibliografia :

Toivonen L, Hasegawa K, Waris M et al. Early nasal microbiota and acute respiratory infections during the first years of life. Thorax . 0:1–8. 2019; doi:10.1136/thoraxjnl-2018-212629