Posible vínculo entre la alergia a la leche de vaca y la microbiota intestinal

¿Y si fuera posible prevenir y/o curar la alergia a las proteínas de la leche de vaca mediante la restauración de la microbiota en los niños de alto riesgo? Varios estudios publicados en la revista Nature Medicine parecen respaldar esta hipótesis.

 

La alergia a las proteínas de la leche de vaca afecta a muchos lactantes alimentados con fórmulas infantiles. Se manifiesta por la aparición de diversos síntomas más o menos específicos: digestivos (dolor abdominal, diarrea, vómito), respiratorios (tos, estornudos), y dermatológicos (urticaria, eccema). La alteración de la microbiota intestinal causada por el aumento de la práctica de cesáreas y el descenso de la lactancia materna podría explicar este fenómeno en pleno auge.

Papel de la microbiota

Tras observar que la composición de la microbiota de los niños alérgicos a la leche de vaca era muy diferente de la de niños sanos, un equipo de investigación estadounidense, en colaboración con un grupo de investigadores napolitanos, se propuso estudiar el papel de las bacterias comensales (las que están presentes de forma natural en el intestino) en la prevención de las alergias alimentarias. Ambos equipos trasplantaron o bien la microbiota de lactantes alérgicos o bien la de bebés sanos, a ratones axénicos (sin gérmenes). Tras ser expuestos al alérgeno de la leche de vaca (beta-lactoglobulina), todos los roedores del primer grupo presentaron una reacción anafiláctica (reacción alérgica grave y generalizada), mientras que los del segundo grupo permanecieron asintomáticos.

Identificación de una especie protectora

Continuando con sus estudios, los investigadores identificaron la especie bacteriana que parece asociarse con un menor riesgo de reacción alérgica, Anaerostipes caccae, una especie productora de butirato, molécula que avala una buena salud intestinal. Aunque estos datos no permiten determinar si el desequilibrio de la composición de la microbiota (“disbiosis”) es causa o consecuencia de la alergia a la leche de vaca, sí demuestran que las bacterias comensales desempeñan un papel importante en la prevención de las alergias alimentarias, al menos en la alergia a la leche de vaca. Estos resultados confirman la utilidad de desarrollar estrategias innovadoras basadas en la modulación de la microbiota para prevenir y/o tratar estas enfermedades.

 

Bibliografia :

Feehley T, Plunkett C, Bao R et al. Healthy infants harbor intestinal bacteria that protect against food allergy. Nature Medicine, Letters https://doi.org/10.1038/s41591-018-0324-z