El alcohol le pasa factura a su microbiota oral

El alcohol es agresivo para el organismo puede causar cáncer. Un equipo estadounidense intentó comprender el efecto del alcohol en la flora oral y sus consecuencias.

 

La microbiota oral está compuesta por más de 700 microorganismos: bacterias, virus y hongos. Cualquier alteración de esta flora puede causar enfermedades cardíacas y cáncer. Los factores externos que contribuyen a modificar su composición son todavía poco conocidos, de ahí el interés de evaluar los efectos del consumo de alcohol en las bacterias que pueblan la cavidad bucal. Los investigadores analizaron las bacterias orales de más de 1000 personas, teniendo en cuenta el nivel de consumo de alcohol (ninguno, moderado, abundante) y los tipos de alcohol (licores, cerveza, vino).

Cuanto más etanol, menos lactobacilos

El principal hallazgo significativo fue una disminución de lactobacilos (bacterias utilizadas en los probióticos y beneficiosas para el ecosistema bucal) causada por el etanol al aumentar el pH de la saliva e inhibir sus actividades antimicrobianas. Altera las funciones inmunitarias de la cavidad bucal, crea una fuente de inflamación y favorece el desarrollo bacteriano, estrechamente relacionado con las caries. Por otro lado, aumenta la diversidad bacteriana y fomenta el crecimiento de ciertas especies como Neisseria, la cual es capaz de sintetizar acetaldehído, una molécula reconocida por la OMS como cancerígena y que normalmente es objeto de degradación por parte de los lactobacilos. Estos resultados indican la implicación de las bacterias y el alcohol en el origen del cáncer.

Sustancias con efectos diferentes

Al contrario de los bebedores de licores y de cerveza, los bebedores de vino se diferencian de los abstemios por la diversidad y el perfil bacteriano y presentan una disminución de la abundancia de varias familias de bacterias. La cerveza, con una concentración menor de alcohol pero con una composición química más compleja, podría tener también un efecto en el desarrollo bacteriano oral. En cuanto a los licores, tendrían un impacto cercano al que tendría el etanol puro. En otras palabras, no solo la cantidad sino también el tipo de alcohol pueden influir en la flora oral. Esto supone un paso adelante en la comprensión del papel de las bacterias en las enfermedades provocadas por el alcohol y abre la puerta a nuevas estrategias de prevención.

 

Bibliografia :

Fan, X. et al. Drinking alcohol is associated with variation in the human oral microbiome in a large study of American adults. Microbiome 6, (2018).