El té: ¿un aliado de las bacterias de la boca?

Según un equipo de investigadores estadounidenses, la boca de los amantes del té albergaría más bacterias beneficiosas y menos gérmenes nocivos capaces de provocar caries.

 

El té es la segunda bebida más consumida en el mundo y su popularidad no deja de aumentar. Tan solo en Francia, dos de cada tres personas lo saborean a diario. Y no solo son sus aromas lo que gusta sino también los beneficios que tiene para la salud. Según un estudio reciente, el té se asocia con un mejor equilibrio de la flora bacteriana de nuestra boca, mientras que el café no parece tener un efecto significativo en esta población de 600 bacterias.

Más especies beneficiosas en la boca

Para obtener estos resultados, los científicos estadounidenses tomaron muestras de saliva y de esputo de 938 personas y completaron estos análisis con un cuestionario sobre el estilo de vida de los voluntarios y principalmente sobre sus bebidas favoritas. Una amplia mayoría bebía café o té a diario. Los adeptos a la teína, en comparación con aquellos que no consumían té, tenían una flora bacteriana bucal más rica —una tendencia reforzada por cada taza consumida cada día—. La boca de estas personas alberga más especies beneficiosas, y en mayor cantidad, sobre todo en el caso de los grandes consumidores de té (3 tazas o más al día). Esta mejora de la riqueza, diversidad y composición no se observó en los bebedores de café.

A cada tipo de té sus propiedades únicas

Según otros estudios, beber té de forma regular podría ayudar a reducir la incidencia de infecciones bucodentales, así como de cáncer otorrinolaringológico. Según este estudio, una explicación posible podría ser la relación entre el consumo de té y una menor presencia de bacterias responsables de caries dentales y enfermedades periodontales. Además, esta bebida contendría compuestos activos que varían en función del grado de fermentación de las hojas y de su origen y que tienen la capacidad de actuar sobre ciertos microorganismos. Sin embargo, los investigadores recuerdan que hace falta prudencia en la interpretación de estas observaciones: aún es demasiado pronto para establecer una relación de causa-efecto entre el consumo de té y la composición de la microbiota bucal. Mientras se espera el resultado de estudios futuros, no le queda más que elegir el suyo: ¿té negro o verde?

 

Bibliografia :

Peters BA, McCullough ML, Purdue MP et al., Association of coffee and tea intake with the oral microbiome: results from a large cross-sectional study. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev Published OnlineFirst April 27, 2018.