Infección urinaria e. coli: de la microbiota intestinal a la vejiga

¿La Escherichia coli necesita adaptarse al pasar de la reserva intestinal a la vejiga para iniciar una infección urinaria? Investigadores daneses dan una respuesta.

Muy frecuentes, las infecciones urinarias afectan a una de cada tres mujeres de 24 años. La bacteria Escherichia coli está implicada en el 80 % de los casos. Suele provenir de la propia microbiota intestinal de la paciente, o sea que viaja desde la vejiga a través del perineo y la uretra. Pero, ¿cómo hace para adaptarse a este nuevo entorno? ¿Posee características genéticas particulares que hacen posible esta colonización o debe mutar para provocar la aparición de síntomas? Para descubrirlo, se analizó el genoma de las bacterias E. coli aisladas de muestras de orina y heces de unas cincuenta mujeres que padecían infección urinaria. Los resultados mostraron que las 42 fuentes bacterianas de E. coli identificadas en las orinas eran similares a las de las cepas fecales de E. coli, excepto por unas pocas mutaciones genéticas. Los autores concluyen que E. coli es capaz de transitar del intestino a la vejiga sin una adaptación particular. No obstante, parece ser necesario un entorno propicio para que esta bacteria colonice las vías urinarias.

Bibliografia:
Nielsen et al. Adaptation of Escherichia coli traversing from the faecal environment to the urinary tract.International Journal of Medical Microbiology, 306(2016)595-603