Microbiota, asma y antibióticos: una cuestión de nariz

Aunque la ciencia todavía no ha logrado explicar el mecanismo subyacente, el tratamiento de lactantes con antibióticos podría aumentar el riesgo de que desarrollen asma posteriormente. Una de las pistas se encuentra delante de nuestras narices, o mejor dicho adentro ya que la microbiota nasal podría desempeñar un papel importante en este fenómeno.

 

Pese a la famosa campaña del gobierno francés «Los antibióticos no son automáticos», estos se siguen administrando en exceso para afecciones que no son de origen bacteriano, con repercusiones importantes en la salud. De hecho, la exposición a antibióticos durante los primeros meses de vida podría asociarse con el desarrollo posterior de asma, una enfermedad inflamatoria del aparato respiratorio*. Las microbiotas intestinal y nasal son factores de riesgo conocidos del desarrollo y severidad de la enfermedad. Dado que los antibióticos alteran las comunidades bacterianas, un equipo de investigadores se preguntó si la alteración de la microbiota nasal podía explicar la aparición del asma infantil.

Se ha demostrado la relación entre los antibióticos y el asma

El equipo investigó, en unos 700 niños, la relación entre la exposición a antibióticos antes de la edad de 1 año y el desarrollo de asma a la edad de 7 años. En total, la mitad de los niños recibió antibióticos entre los 0 y 11 meses de edad y casi el 8% de ellos desarrollaron asma posteriormente. Esta proporción ascendió a más del 11% en los niños tratados con dos o más antibióticos antes de los 11 meses de edad, esto es, un aumento del 4% del riesgo de desarrollar asma respecto a niños no tratados con antibióticos.

Moraxella, la gran ausente en la nariz

Los investigadores observaron que la microbiota nasal iba evolucionando a lo largo de los dos primeros años de vida y que la administración de antibióticos antes de la edad de 1 año afectaba a la flora nasal de los bebés, y aún más cuando aumentaba el número de tratamientos. En particular, la ausencia en la nariz de Moraxella –una bacteria frecuentemente asociada con enfermedades respiratorias– parecía caracterizar a los niños que habían recibido dosis importantes de antibióticos a una edad temprana. Su uso antes de la edad de 1 año podría tener efectos nocivos a largo plazo en la microbiota nasal, facilitando la cascada de acontecimientos que conduce al desarrollo de asma. Aunque haya otros factores implicados (por ejemplo, la microbiota intestinal y el sistema inmunitario), estos resultados concuerdan con las recomendaciones actuales que fomentan el uso racional de antibióticos, sobre todo en lactantes.

 

* https://www.who.int/news-room/q-a-detail/asthma

 

Bibliografia:

Toivonen L, Schuez-Havupalo L, Karppinen S, et al. Antibiotic treatments during infancy, changes in nasal microbiota, and asthma development: Population-based cohort study [published online ahead of print, 2020 Mar 14]. Clin Infect Dis. 2020; ciaa262.