Resistencia a los antibióticos: «recuerdos» nada divertidos de los viajes exóticos

Un formidable avance médico víctima de su éxito. Desde su descubrimiento a principios del siglo xx, los antibióticos salvaron millones de vidas. Pero el uso masivo y a veces inadecuado de estos tratamientos los hace cada vez menos eficaces para tratar las infecciones. ¡El resultado es que, en la actualidad, numerosas bacterias son resistentes! Pero el empleo excesivo o inadecuado no es el único responsable de la resistencia a los antibióticos. Un estudio1 revela que los viajes internacionales favorecen la adquisición de genes de resistencia a los antibióticos y podrían contribuir a la propagación de la resistencia a estos medicamentos. Embarque inmediato para algunas explicaciones.

Fecha de publicación 03 Noviembre 2021
Fecha de actualización 03 Noviembre 2021

Acerca de este artículo

Fecha de publicación 03 Noviembre 2021
Fecha de actualización 03 Noviembre 2021

Como cada año desde 2015, la World Antimicrobial Awareness Week (WAAW) nos sensibiliza sobre el aumento de la resistencia a los (sidenote: Antibiorresistencia Se habla de resistencia a los antimicrobianos cuando las bacterias, los virus, los hongos y los parásitos ya no responden a los medicamentos debido a su evolución en el tiempo. Los antibióticos y otros medicamentos antimicrobianos pierden su eficacia y las infecciones se vuelven cada vez más difíciles e incluso imposibles de tratar. Esta resistencia a los microbios aumenta el riesgo de propagación, de padecer una forma grave de la enfermedad e incluso de fallecimiento. La antibiorresistencia es la resistencia de las bacterias a los antibióticos. Fuente: Résistance aux antimicrobiens. 26 Octobre 2020.
 
)
 (también llamada antibiorresistencia). Este fenómeno, debido al mal uso o a un consumo excesivo de antibióticos, designa la capacidad de una bacteria a resistirse a la acción de un antibiótico. En 2020, la WAAW amplió el alcance de su campaña a los (sidenote: Antimicrobianos Los antimicrobianos —como los antibióticos, los antivirales, los antifúngicos y los antiparasitarios— son medicamentos utilizados para prevenir y tratar las infecciones en los seres humanos, los animales o los vegetales. WHO Antimicrobial Resistance; Oct 2020
 
)
: antivirales, antifúngicos, antiparasitarios…, es decir, a los medicamentos indispensables para luchar contra los (sidenote: Microorganismos Organismos vivos que son demasiado pequeños para verlos a simple vista. Incluyen las bacterias, los virus, los hongos, las arqueas, los protozoos, etc. y se llaman comúnmente «microbios». Fuente: What is microbiology? Microbiology Society.  ) (sidenote: Patógeno un patógeno es un microorganismo que causa, o puede causar, una enfermedad Pirofski LA, Casadevall A. Q and A: What is a pathogen? A question that begs the point. BMC Biol. 2012 Jan 31;10:6. )  - Al reducir las posibilidades de tratamiento de las infecciones, la resistencia a los antibióticos amenaza la salud de todos.2 Por ello, numerosas investigaciones se dedican a comprender su expansión para controlarla mejor e incluso detenerla.

Una resistencia a los antibióticos que pasa desapercibida

Hoy sabemos que la resistencia a los antibióticos se debe principalmente a la utilización excesiva de los antibióticos en medicina humana, pero también en la ganadería y la agricultura.2 Sin embargo, un estudio reciente nos revela un mecanismo de propagación inesperado: ¡las vacaciones y los desplazamientos profesionales a países exóticos! En efecto, los viajes internacionales favorecerían la propagación de los (sidenote: Gen Un gen es la unidad física y funcional básica de la herencia. Los genes están formados por ADN. Fuente: What is a gene?MedlinePlus.gov. 
 
)
 de resistencia a los antimicrobianos en el intestino. Unos investigadores reunieron a 190 viajeros holandeses, distribuidos en cuatro subgrupos según su destino. Los lugares visitados se eligieron en zonas muy afectadas por la resistencia a los antibióticos: Sudeste Asiático, Asia del Sur, África del Norte y África del Este. Estos investigadores buscaron determinar si los desplazamientos internacionales hacia estas regiones podían facilitar su diseminación hacia regiones menos afectadas. Para evaluar la presencia de estos genes en el intestino, se tomó una muestra de heces de cada participante antes y después del viaje.

¿Una valija diplomática de la resistencia a los antibióticos en el intestino?

Gracias al empleo de una técnica de punta ( (sidenote: Metagenómica Método de estudio del contenido genético de muestras procedentes de entornos complejos (intestino, océano, suelos, aire, etc.) obtenidos en la naturaleza (por oposición a las muestras cultivadas en el laboratorio). Este enfoque permite describir los genes contenidos en la muestra, pero también tener una idea aproximada del potencial funcional de un entorno. Fuente: Riesenfeld CS, Schloss PD, Handelsman J. Metagenomics: genomic analysis of microbial communities. Annu Rev Genet. 2004;38:525-52. ) ), el equipo constató un aumento del número de genes de resistencia a los antibióticos entre la salida y el regreso, en especial en los viajeros procedentes del Sudeste Asiático. En total, se detectaron una cincuentena de genes de resistencia a los antibióticos a raíz de los viajes. Entre ellos, genes de resistencia clásicos y bien conocidos a los antibióticos (como la familia de los β-lactámicos, las tetraciclinas, las fluoroquinolonas y otras), pero también nuevos genes nunca antes identificados.

Viajar, ¿un reto de salud pública?

Los resultados de este estudio no admiten réplica: los viajeros internacionales, colonizados por genes de resistencia durante sus viajes, podrían traer en su maleta, sin saberlo, bacterias resistentes a los antibióticos. Frente al riesgo de propagación, los autores dan la voz de alarma y resaltan la importancia de iniciar acciones con rapidez en los países especialmente afectados por la resistencia a los antibióticos. Un llamamiento que se hace eco de la campaña de la OMS.

en_view en_sources