¿pan blanco o integral? depende de su microbiota.

Investigadores ponen en jaque nuestras creencias acerca de los beneficios de estos dos tipos de pan en el organism.

Enfermedades cardiovasculares, diabetes, cáncer... Mientras se acusa sistemáticamente al pan blanco de favorecer el desarrollo de estas enfermedades, debido a un gran aumento de la glucemia postprandial (aumento de los niveles de azúcar en sangre luego de una comida), el pan integral tiene la fama de estar lleno de virtudes. Los autores de un nuevo estudio publicado en Cell Metabolism destacan que se trata de afirmaciones sin fundamentos reales. Basándose en un descubrimiento reciente, según el cual hay una fuerte variabilidad interindividual en la respuesta glucémica postprandial, compararon los efectos del pan integral y del pan blanco en 20 voluntarios, según numerosos parámetros clínicos y marcadores de enfermedades, pero también teniendo en cuenta la composición y el funcionamiento de su microbiota intestinal.

Los investigadores observaron varias cosas:

  • Ya sea blanco o integral, ingerir pan altera los marcadores sanguíneos, pero no lo suficiente como para que haya un impacto clínico.
  • Lo más sorprendente: este alimento no modifica la composición de la microbiota, demostrando una gran estabilidad frente a los cambios nutricionales.
  • Principalmente, que la respuesta glucémica no depende de este alimento sino de la naturaleza de la microbiota, que varía de un individuo a otro y que es posible predecirla.

Descubrimientos que socavan nuestras ideas preconcebidas: «el pan integral es saludable» y «el pan blanco es malo para la salud», y destacan la importancia de personalizar los consejos dietéticos.

Sources :
Korem et al. 2017, Cell Metabolism 25, 1243-1253, June 6, 2017 http://dx.doi.org/10.1016/j.cmet.2017.05.002