Posible implicación de los hombres en la vaginosis bacteriana

La vaginosis bacteriana, relacionada con un desequilibrio de la microbiota vaginal, podría deberse a la presencia de bacterias procedentes de la microbiota del pene de algunos hombres transmitidas durante las relaciones sexuales.

 

La vaginosis bacteriana es una infección muy frecuente. Aunque suele provocar pocos síntomas, puede tener graves consecuencias ya que aumenta el riesgo de contraer infecciones de transmisión sexual (incluido el VIH) y de presentar complicaciones durante el embarazo (parto prematuro, trabajo de parto precoz, aborto espontáneo tardío). En ausencia de un tratamiento eficaz a largo plazo, la mitad de las mujeres afectadas sufren una recidiva en un plazo de 6 a 12 meses.

Bacterias ocultas debajo del prepucio

A través de la microbiota de su pene, algunos hombres podrían estar implicados en el desarrollo de vaginosis bacteriana en su pareja. Numerosos estudios tienden a confirmar esta hipótesis. Entre ellos, algunos muestran una menor frecuencia de infección* (-40%) en las mujeres que mantienen relaciones sexuales con hombres circuncisos. Como la piel cubierta por el prepucio contiene una cantidad particularmente elevada de bacterias asociadas con la vaginosis bacteriana, algunos científicos piensan que la circuncisión podría ser un factor de prevención.

Las mismas especies están presentes en la microbiota del pene y en la de la vagina

Un grupo de investigadores estudiaron a 168 parejas heterosexuales cuya mujer no presentaba ninguna infección al inicio del estudio. Tras un año de seguimiento, cerca de 1 de cada 3 mujeres había desarrollado una vaginosis bacteriana. Según los análisis, existía aparentemente una relación directa con la composición de la microbiota del pene. De hecho, los autores identificaron 7 especies bacterianas cuya presencia permitiría predecir con precisión la aparición de una vaginosis bacteriana. Varias de estas especies son idénticas a las encontradas en la microbiota vaginal de las mujeres infectadas.

¿Tratar a los hombres para proteger mejor a las mujeres?

Estos resultados condujeron a los científicos a plantear dos hipótesis: o bien las bacterias de la microbiota íntima de los hombres se transmiten directamente durante la relación sexual, o bien alteran la microbiota vaginal y desencadenan una infección a largo plazo. En ambos casos, abogan por la inclusión de las parejas de las mujeres infectadas en el tratamiento y sugieren que se evalúe un tratamiento capaz de modificar la microbiota del pene para impedir la aparición o recidiva de la vaginosis bacteriana.

 

* Gray, R. H., Kigozi, G., Serwadda, et al. The effects of male circumcision on female partners’ genital tract symptoms and vaginal infections in a randomized trial in Rakai, Uganda. Am J Obstet Gynecol. 2009 Jan;200(1):42.e1-7.

 

Bibliografia:

Mehta SD, Zhao D, Green SJ et al. The Microbiome Composition of a Man's Penis Predicts Incident Bacterial Vaginosis in His Female Sex Partner With High Accuracy. Front Cell Infect Microbiol. 2020 Aug 4;10:433. .https://doi.org/10.3389/fcimb.2020.00433