Espacio para
el público general
Acceso para
profesionales

Eccema

El eccema alérgico, o dermatitis atópica, es una enfermedad de la piel que combina sequedad cutánea y picazón. Esta dermatosis no contagiosa se ve favorecida por una predisposición a las alergias en las que la microbiota tendría un papel importante.

El eccema, tres veces más frecuente que hace 30 años, afecta a un 20 % de los niños. Se ha convertido en la primera dermatosis infantil en los países industrializados. Sin embargo, en la mayoría de los casos el eccema desaparece durante la adolescencia, únicamente del 10 al 15 % de los pacientes sigue padeciendo la enfermedad durante toda la vida.

Respuesta inmunitaria excesiva 

El eccema está vinculado a una predisposición genética que provoca una alteración de la barrera cutánea. Esta alteración abre la puerta a la penetración de los alergenos en la piel, lo que ocasiona una respuesta inmune excesiva. Las modificaciones en la composición y en la diversidad de las microbiotas intestinal y cutánea observadas en los pacientes podrían estar implicadas.

El eccema se manifiesta muy temprano durante la infancia (entre 1 y 3 meses de edad) con  piel seca y quebradiza, y con la aparición, en periodos de crisis inflamatoria, de manchas rojas que provocan una picazón muy intensa.

Limitar la irritación de la piel

El objetivo del tratamiento del eccema es limitar la irritación de la piel (uso de ropa de algodón, uso de geles sin jabón, el secado suave de la piel, etc.) y aliviar las lesiones cutáneas con cremas hidratantes y dermocorticoides locales. En los casos más graves, el médico puede recetar antihistamínicos por un corto período. 

Los probióticos mejoran los síntomas

Otro enfoque: corregir la disbiosis (desequilibrio de la flora bacteriana) modificando las microbiotas intestinal y cutánea. Varios estudios han demostrado que los probióticos mejoran los síntomas del eccema (especialmente ciertos lactobacilos) y reducen la inflamación intestinal de los bebés afectados. Si se recetan de manera preventiva a mujeres embarazadas, podría disminuir la frecuencia de los síntomas en sus bebés.

 

Bibliografia:

S. Nutten. Atopic Dermatitis: Global Epidemiology and risk Factors. Ann Nutr Metab 2015;66(suppl 1):8-16

La dermatite atopique. Inserm. Mis à jour mars 2016 http://www.inserm.fr/layout/set/print/thematiques/physiopathologie-metabolisme-nutrition/dossiers-d-information/dermatite-atopique

Wang M, Karlsson C, Olsson C, et al. Reduced diversity in the early fecal microbiota of infants with atopic eczema. J Allergy Clin Immunol 2008 ; 121 : 129-34.

Ismail IH, Oppedisano F, Joseph SJ, et al. Reduced gut microbial diversity in early life is associated with later development of eczema but not atopy in high-risk infants. Pediatr Allergy Immunol 2012 ; 23 (7) : 674-81

Candela M, Rampelli S, Turroni S, et al. Unbalance of intestinal microbiota in atopic children. BMC Microbiol 2012 ; 12 : 95.

Elizabeth A. Grice & Julia A. Segre. The skin microbiome. Nat Rev Microbiol. 2011 Apr; 9(4): 244-253

Kalliomaki M, Salminen S, Poussa T, et al. Probiotics and prevention of atopic disease: 4-year follow-up of a randomised placebo-controlled trial. Lancet 2003 ; 361: 1869-1871

Kalliomaki M, Salminen S, Poussa T et al. Probiotics during the first 7 years of life: a cumulative risk reduction of eczema in a randomized, placebo-controlled trial. J Allergy Clin Immunol 2007 ; 119: 1019-1021.

Boyle RJ, Ismail IH, Kivivuori S, et al. Lactobacillus GG treatment during pregnancy for the prevention of eczema: a randomized controlled trial. Allergy. 2011;66(4):509-516.