Espacio para
el público general
Acceso para
profesionales

Vaginosis bacterina

La vaginosis bacteriana refleja un desequilibrio de la flora bacteriana vaginal en el que pueden estar implicados diferentes gérmenes patógenos. Se ha evaluado el tratamiento con probióticos, sobre todo para la prevención de las recaídas.

Las vaginosis bacterianas son afecciones frecuentes entre las mujeres adultas, que se desarrollan al menos una vez en el 10 % de las mujeres, el 10 al 30 % de los casos se presenta durante el embarazo. Estas afecciones se manifiestan mediante irritaciones locales y flujo vaginal fétido. No son afecciones de transmisión sexual y se han identificado algunos factores de riesgo: las duchas vaginales, los dispositivos intrauterinos y el tabaquismo. Sin embargo, las vaginosis pueden favorecer el desarrollo de enfermedades de transmisión sexual como el herpes o el HIV.

Desequilibrio de la flora vaginal

Las vaginosis bacterianas son, ante todo, el reflejo de un desequilibrio de la microbiota vaginal más que una infección en el sentido estricto. En efecto, el ecosistema vaginal cambia durante las diferentes etapas de la vida de la mujer (ciclo menstrual, embarazo, pubertad, menopausia), con la actividad sexual, los métodos anticonceptivos y según la higiene. En las mujeres con buena salud y en período de actividad genital (entre la pubertad y la menopausia), predominan cierto tipo de bacterias (lactobacilos). En el caso de la vaginosis, se ha observado una reducción de estas bacterias “buenas” y una proliferación de bacterias “dañinas”.
 

Antibióticos y probióticos

El tratamiento habitual de la vaginosis bacteriana mediante antibióticos tiene una eficacia limitada. Debido al desequilibrio de la flora vaginal, en especial por el empobrecimiento de bacterias “buenas”, pueden producirse recaídas. Para restaurar este equilibrio, se está proponiendo con mayor frecuencia la administración de probióticos por vía oral o por vía vaginal. Los resultados obtenidos son desiguales pero alentadores para determinadas cepas de probióticos, que pueden recomendarse para el tratamiento o la prevención de recaídas de esta patología.