Espacio para
el público general

Obesidad

Caracterizada por un aumento del tejido adiposo, la obesidad tiene un impacto sobre la salud y la esperanza de vida.  Se observan modificaciones en la composición de la microbiota intestinal en los pacientes obesos. Este nuevo enfoque ofrece una esperanza para el descubrimiento de nuevos tratamientos. 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el número de casos de obesidad y de sobrepeso, en constante crecimiento, llegaría a afectar a un 39 % de la población mundial. Las personas obesas o con sobrepeso presentan un riesgo más elevado de padecer enfermedades cardiovasculares, así como diabetes tipo 2 o cáncer.  

Trastornos de la flora intestinal en pacientes obesos

Una predisposición genética a la obesidad, el sedentarismo, la falta de sueño, factores psicológicos, una alimentación desequilibrada demasiado rica en grasas y en azúcares forman parte de las causas de la obesidad. Sin embargo, el estudio de la flora intestinal (microbiota) en los sujetos obesos ha permitido detectar alteraciones en la composición de dicha microbiota (disbiosis). Las personas obesas presentarían una microbiota pobre en algunas bacterias. Esta modificación en la microbiota llevaría al organismo a extraer la energía de los alimentos de manera más eficaz a nivel intestinal y, por lo tanto, favorecería la acumulación de grasas en estas personas. 

¿Modificar la microbiota para adelgazar?

La pérdida de peso obtenida por una dieta puede modificar la composición de la microbiota intestinal aproximándola a la de una persona delgada. Si bien la microbiota se mantiene relativamente estable a lo largo de la vida, es posible que las intervenciones dietéticas que modifican la cantidad y la calidad de algunos nutrientes sean capaces de modular su composición. Se están llevando a cabo investigaciones sobre las interacciones entre la microbiota y el aumento de peso que ofrecen perspectivas terapéuticas innovadoras.